top of page
  • Laura Meléndez

Hace 113 años que el presidente Porfirio Díaz inauguró la columna de la independencia


El Monumento a la Independencia de la Ciudad de México en la glorieta de Paseo de la Reforma, Río Tiber y Florencia, inaugurado en 1910 para conmemorar el Centenario de la independencia por Porfirio Díaz, es uno de los monumentos más emblemáticos de la urbe y sitio de festejos y manifestaciones nacionales, amén de ser favorito entre los turistas.

 

Realizado como columna honoraria rematada con una estatua de la Victoria Alada sosteniendo una corona de laurel y una cadena rota de tres eslabones, se levanta sobre un pedestal escalonado completado por estatuas e inscripciones alegóricas a la independencia de México.

 

Terminada la independencia, se pensó construir en lo que hoy es el zócalo, un monumento a la independencia, similar al realizado años antes al rey Carlos III en el virreinato, por lo que se convocaron varios concursos entre 1821 y 1843, que no fructificaron por el constante cambio de gobierno.

 

En 1843 el Presidente Antonio López de Santa Anna celebró un concurso para seleccionar un proyecto del monumento y las bases pedían que este contemplara una columna honoraria con una altura mínima de 42 metros, rematada por una estatua de la victoria, a cuyo pie esté una base o pedestal adornada por estatuas y bajorrelieves, todo rodeado por una reja y otros monumentos menores que adornaran la plaza, todo recubierto de mármol, con estatuas y adornos de bronce.

 

El presidente descalificó otras propuestas y designó como ganador el proyecto de Lorenzo de la Hidalga, que cumplía con las bases, con una columna de orden corintio, rematada por una victoria alada, con tres bajorrelieves en el pedestal, uno representando el Grito de Dolores 1810, otro la Entrada del Ejército Trigarante 1821 a la ciudad de México y el tercero la batalla de Pueblo Viejo en Tampico 1829,  dirigida por Santa Anna.

 

La colocación de la primera piedra fue el 16 de septiembre de 1843 pero al llevar como un metro y medio del zócalo, se abandonó la construcción por la falta de fondos y el cambio de gobierno. El 16 de septiembre de 1865, en el Segundo Imperio, se volvió a convocar a concurso que ganó Ramón Rodríguez Arangoity y la emperatriz María Carlota colocó la primera piedra, pero no pasó de allí por la caída del imperio.

 

Restaurada la República, la falta de fondos detuvo el proyecto. En el gobierno de Porfirio Díaz se empiezan a abrir alrededor de Reforma desarrollos inmobiliarios como las colonias de nivel económico alto Tabacalera y Americana (hoy Juárez).  En 1886 se realiza un concurso internacional para construir un monumento a la independencia en Reforma, y gana la firma estadounidense Cluzz and Shultze de Washington, pero en 1887 el gobierno pospone otra vez el proyecto y compra los derechos a la firma americana.

 

En 1891 la Secretaria de Comunicaciones y Obras Públicas se encarga de la obra, y hasta 1900 se nombra al arquitecto Antonio Rivas Mercado como encargado del proyecto, quien deja a cargo del escultor italiano Enrique Alciati esculturas y bajorrelieves, y Roberto Gayol la obra civil. Díaz puso la primera piedra el 2 de enero de 1902, colocando dentro de ella un cofre dorado con el acta de independencia y monedas de cuño corriente de la época. 

 

En mayo de 1906, cuando ya se habían construido las bases de hormigón y colocado unas 2400 piedras con una altura de 25 metros, se hizo notorio el hundimiento de uno de los lados del monumento, por lo que se decidió demoler lo construido.

 

Para reiniciar la obra se nombró una Comisión Directiva, y los trabajos se iniciaron el 13 de junio de 1907, aprovechando la demolición para hacer los estudios de suelo necesarios para calcular y construir los nuevos cimientos. Para éstos se usó el método de pilotes de hormigón con punta, una de las primeras obras en la ciudad con este tipo de cimentación, y el 16 de septiembre de 1910, Porfirio Díaz llevó a cabo la inauguración a un costo de 2.15 millones de aquellos pesos.

 

La Columna de la Independencia tiene una altura de 90,16 metros, más 1,5 de gradas construidas en 1910 y 3 metros adicionales de las gradas construidas en 1986, para un total de 94,66 metros, que muestran el hundimiento de la ciudad.  La corona una estatua hueca de bronce que representa a la Victoria Alada en actitud de vuelo con las alas abiertas, el brazo derecho extendido, sosteniendo una corona de laurel en actitud de colocarla sobre la cabeza de los héroes, y el brazo izquierdo, hacia abajo y atrás, sosteniendo en la mano una cadena rota de tres eslabones, símbolo de los tres siglos del virreinato y la dependencia política de España.

 

La estatua esta revestida por hoja de pan de oro y se le llama. Ángel de la Independencia.

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
logotipo.png
primavera 3.jpg
bottom of page