"Gato" Barbieri, el mayor exponente argentino del jazz (video)


Uno de los grandes saxofonistas de ascendencia latina ha sido el argentino Leandro Barbieri, conocido en el ambiente musical como “Gato”, enamorado del jazz y nacido en Rosario el 28 de noviembre de 1932.


Prominente representante del jazz latino, Barbieri formó parte en sus primeros andares por el mundo de la música en el grupo de otro jazzista argentino de excepción. Lalo Schifrin. Barbieri absorbió además la influencia de figuras de la talla de John Coltrane, Pharoah Sanders y Carlos Santana, y su sax tiene frecuentemente un tono desgarrado, con notas largas y con un volumen elevado.


Aprendió a tocar el clarinete a la edad de 12 años, impactado por la escucha de "Now's the Time" de Charlie Parke, y se mudó con su familia a Buenos Aires en 1947 para recibir lecciones de música cambiándose al saxo alto; hacia 1953 se convirtió en una celebridad musical gracias a sus actuaciones en la orquesta de Lalo Schifrin, y para finales de la década, “Gato” comenzó a dirigir sus propios grupos, tocando el saxo tenor.


Se mudó un tiempo a Roma en 1962 y conoció en París a Don Cherry, uniéndose a su grupo para absorber lo que ya se conocía como el jazz de vanguardia. También tocó con Mike Mantler's Jazz Composers' Orchestra a finales de la década de 1960.


Ya en los 70, tuvo una transformación e incorporó en su música de melodías, instrumentos, armonías, texturas y ritmos sudamericanos, con 2 excelentes acompañantes: Domingo Cura y Adalberto Cevasco.


Se hizo de una fama bien ganada gracias a discos como el directo El Pampero on Flying Dutchman y obras para Impulse con exploraciones de ritmos y texturas brasileñas, afrocubanas y argentinas, que le proporcionaron gran prestigio en el mundo del jazz.


Sin embargo, el gran éxito comercial le vino con su banda sonora para la película de Bernardo Bertolucci El último tango en París en 1972. Firmó entonces para el sello A&M en Estados Unidos, realizando discos de fusión entre jazz y el pop a finales de los 70, en tanto que para los 80 ingresó a un sonido sudamericano más intenso e influenciado por el rock.


Barbieri tenía problemas del corazón. Afectado por la muerte de su mujer, estuvo inactivo durante buena parte de la década de 1990, regresando en 1997 en el Playboy Jazz Festival de Los Ángeles, grabando a partir de entonces varios discos.


Una neumonía y otros problemas de salud, llevaron a Barbieri la tumba el 2 de abril de 2016, a los 83 años, en un hospital de Nueva York.


logotipo.png
verano.jpg