Atiende IMSS secuelas que deja coronavirus en contagiados


Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social atienden el daño que deja en personas contagiadas el virus SARS-CoV-2 en los pulmones. El médico experto en Imagenología Diagnóstica y Terapéutica, Víctor Mora Santiago, explicó que en pacientes con COVID-19 esta condición ocurre cuando el virus ingresa a los pulmones, causa infección e inflama los alvéolos, en donde se produce el intercambio gaseoso con la entrega del oxígeno para el organismo.


Destacó que para atender estos cuadros inflamatorios con opacidad en vidrio esmerilado, el Seguro Social otorga atención con estudios de radiodiagnóstico, tratamientos con fármacos e intervención de un equipo multidisciplinario dedicado al tratamiento permanente de COVID-19, lo que permite actualizar esquemas terapéuticos de acuerdo a la etapa de la enfermedad en la que se está el paciente.


Resaltó que los tratamientos pueden ser vía oral o intravenosa, y si el paciente se agrava es hospitalizado para atender las complicaciones, como las infecciones bacterianas agregadas que son manejadas con antibióticos, además de medicamentos antiinflamatorios, así como antiagregantes plaquetarios o tromboprofilaxis con anticoagulantes, prevenir el desarrollo de trombos venosos que pueden obstruir las arterias pulmonares, así como medicamentos para evitar o tratar otras complicaciones.


Mora Santiago, dijo que revertir el daño causado a los pulmones depende del estado inmunológico y la respuesta que tenga el paciente a la infección. Si hay consolidaciones por neumonía organizada, además de múltiples atelectasias causadas por el proceso inflamatorio en los alveolos, éstas pueden disminuir cuando el paciente realiza ejercicios respiratorios indicados y terapias de rehabilitación pulmonar.


El especialista adscrito a la Coordinación de Hospitales de Segundo Nivel, señaló que para identificar opacidades en vidrio esmerilado, se toma una radiografía simple de tórax entre el primer y tercer día del diagnóstico, donde son visibles los cambios por afectación pulmonar y se corroboran con tomografía computada.


Indicó que las opacidades se localizan frecuentemente sobre todo en las etapas de la enfermedad leve y moderada en las bases de los pulmones, por ser en donde se lleva a cabo en mayor proporción el intercambio gaseoso con la entrega del oxígeno al organismo durante la respiración, imágenes que también se observan en neumonías causadas por otros virus.


A partir de febrero del año en curso, el Seguro Social puso en marcha Módulos de Rehabilitación Integral COVID-19 y Salud Mental en el Hospital General Regional No.1 Orizaba y en el Hospital General de Zona con Medicina Familiar No.32 Minatitlán en Veracruz; y en abril pasado uno más en la Consulta Externa del Centro Médico Nacional La Raza.


En junio pasado inició el Programa de Rehabilitación Integral en 106 unidades de la red hospitalaria del IMSS en donde personal capacitado brinda terapias personalizadas para superar la dificultad respiratoria, controlar palpitaciones, dolores de cabeza, estómago y pecho, tos, cansancio o fatiga que se pueden presentar al caminar o al realizar alguna otra actividad física.


Las secuelas pulmonares leves tardan 4 semanas máximo en curarse, las pulmonares severas de 2 semanas a 6 meses como la miopatía y/o neuropatía agregada. Los pacientes con daño neurológico severo pueden tardar hasta un año en recuperarse.


A la fecha, se han brindado 177 mil 974 atenciones en unidades y servicios de rehabilitación por complicaciones o secuelas de COVID-19, además de otros servicios de Rehabilitación Pulmonar.