Afirman que existe otra forma de tratar el alcoholismo


Una de las enfermedades más recurrentes en términos de salud pública es la adicción al alcohol, que destruye muchas vidas en el camino y para lo cual la búsqueda de tratamientos efectivos es una constante por los efectos que tiene esta enfermedad en quienes la sufren.


Un nuevo estudio mostró que el uso de la ketamina en pequeñas dosis y en combinación con la terapia psicológica, es una magnífica ayuda a los pacientes a abstenerse del consumo excesivo de alcohol. El medicamento es un sedante y anestésico que puede ser de utilidad para quienes buscan dejar este hábito dañino.


La ketamina es conocida por sus propiedades sedantes, analgésicas y anestésicas, muy utilizada en la cirugía y la medicina veterinaria, y que ha mostrado eficacia en el tratamiento de pacientes con trastorno bipolar y depresión.


Su uso sin prescripción médica sigue siendo ilegal en muchos países y desde la perspectiva de Celia Morgan, investigadora de la Universidad de Exeter y principal responsable del estudio, "el alcoholismo puede destruir vidas, por lo que necesitamos urgentemente nuevas maneras de ayudar a las personas a dejar de beber".


Morgan explica que 3 de cada 4 pacientes con alcoholismo suelen volver a consumir bebidas alcohólicas dentro de 6 meses después de dejar de beber, pero que 87% de los participantes del reciente experimento se abstuvo por completo del alcohol por un periodo de entre 162 y 180 días de seguimiento.


La investigadora calificó esto como un "gran avance", y su equipo de expertos prevé llevar a cabo un estudio a gran escala para comprobar la eficacia del tratamiento. (con información de Sputnik)




logotipo.png
PrimaveraPor.webp