Recortan suministro de agua en Italia por ola de calor y pocas reservas


La inédita ola de calor que sufren los italianos obligó a las autoridades de varias ciudades a restringir el consumo. El vital líquido escasea en el país.


Ciudades como Verona y Pisa han anunciado restricciones en el consumo de agua para afrontar una fuerte caída de las reservas por la sequía.


Tan solo en Verona, las autoridades informaron desde el fin de semana que el agua solo se puede usar para fines domésticos, higiene y limpieza persona. Entre las 6:00 y las 21:00 horas se prohíbe su uso para riego, lavado de coches o el llenado de albercas, además que se llama a evitar estas actividades en otros horarios.


Las medidas conllevan multas de hasta 500 euros para quienes no acaten las normas y estarán vigentes hasta el 31 de agosto


En Pisa, se aplicarán las mismas medidas pero dentro de una semana y solo se podrá utilizar el agua potable para actividades domésticas. No llueve en Italia.


Además, el río Po, el más largo del país, se ha secado en partes de su cauce y registra los niveles más bajos en más de 70 años. Este bajo caudal provocó además que el agua del mar ha penetrado hasta 30 kilómetros en el interior de su desembocadura del mar Adriático, con el consiguiente impacto en las poblaciones circundantes.


Varias poblaciones del norte del país llevan semanas racionando el agua y en ciudades como Milán se ha cortado el suministro de las fuentes más grandes.


El Ministerio de Salud italiano activó el estado de "alerta roja" por calor en 22 ciudades del país, entre ellas Roma, Palermo, Nápoles, Florencia o Bolonia, donde los expertos han recomendado a la población que se protejan del sol entre las 11.00 y las 18.00 horas y que eviten concentraciones de personas para ahorrarse sofocos.


Regiones como interior de Umbría, Lacio y los Abruzos rozarán los 43ºC y la sequía amenaza a la agricultura de Italia y 'seca' sus históricas fuentes: el Po, el Tíber y el lago de Como se están quedando sin agua


logotipo.png
verano.jpg