Juntos pero no revueltos, mensaje chino dirigido a Rusia


Continuó en Singapur el llamado “Diálogo Shangri-La, y la intervención del Ministro de Defensa de China, se esperaba con interés ante la situación bélica provocada por Rusia en ucrania.


El funcionario del gigante asiático, Wei Fenghe, descartó que la relación de su país con Rusia sea una "alianza", y en lugar de ello la definió como de "socios importantes", lo que implicaría que Pekín no tiene entre sus prioridades involucrarse en la ofensiva de Vladimir Putin en territorio ucraniano.


Wei afirmó que Pekín "nunca ha suministrado material" a Moscú desde el inicio de las operaciones militares desplegadas por las fuerzas rusas en Ucrania, y aclaró que "la relación entre China y Rusia se desarrolla por el camino correcto. Es un socio importante, no un aliado, y nuestra relación, que continuará creciendo, no está dirigida contra terceros".


Para los analistas, la declaración china mantiene su tono amistoso, pero no van más allá como para establecer una alianza con Moscú en tiempos de guerra.


La postura contrasta de alguna forma con lo que sucedía en febrero, poco antes de la agresión rusa en Ucrania, cuando Putin, y el presidente chino, Xi Jinping, firmaron un comunicado que elevaba su relación al mayor nivel en 70 años y la aseguraba "sin límites", fuera cual fuera la situación.


Sin embargo, el mensaje de Wei aclara que "nadie quiere esta guerra, y que la crisis está trayendo un daño tremendo a Ucrania, Rusia y Europa, y también afectará a China y al mundo con la crisis de alimentos y energética".


Rusia no fue invitada a la cumbre de Singapur, aunque el ministro de Defensa de ese país, Ng Eng Hen, dijo que aunque se entendía la decisión, la única forma de alcanzar compromisos es a través del diálogo, y "para eso sirven los esfuerzos diplomáticos”

logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg