Equipo de la NFL demandado por solapar acosos sexuales de su pasador


El mariscal de campo de los Cafés de Cleveland, Desahun Watson, metió en un verdadero problema a su antiguo equipo, Texanos de Houston, que ahora tiene que afrontar una demanda porque su jugador se la pasaba acosando sexualmente a las mujeres cuando iba a su sesión de masaje.


El asunto es que de acuerdo con la demandante, los responsables del equipo texano no solo no lo frenaron, sino que le facilitaron los abusos y “se hizo de la vista gorda” ante tal comportamiento.


La querella fue presentada en Houston por una de las 24 mujeres que acusaron hace meses a Watson de comportamiento sexual indebido cuando jugó para los texanos, y que habría llegado a un acuerdo económico para cerrar a través de su abogado, 20 de las 24 demandas


Watson fue canjeado a Cleveland y no ha aceptado responsabilidad alguna, y todavía debe hacer frente a las medidas que adopte la NFL en su contra.


Por lo pronto, tiene que acudir a una audiencia con la funcionaria de disciplina de la NFL, Sue L. Robinson, quien decidirá en julio si el jugador violó la política de conducta personal de la liga, algo que puede costarle incluso la carrera a este abusivo futbolista.


Las mujeres acusaron a Watson de exhibir sus genitales, tocarlas con el pene o besarlas en contra de su voluntad durante sus sesiones de masajes, e incluso, una de ellas dijo que Watson la obligó a practicarle sexo oral.


La demanda contra los Texanos responsabiliza al equipo y varios empleados de haber sido informados o estar al tanto del comportamiento de Watson. Joni Honn, propietaria de una compañía de masajes que ofrecía servicios a los Texanos, dijo a la policía que algunas de sus masajistas estaban al tanto del comportamiento de Watson, y que no solo gente del club, sino el director de acondicionamiento físico, sabía que Watson se ponía en contacto con mujeres vía Instagram para sesiones de masajes a principios de 2020. (AP)


logotipo.png
verano.jpg