Afganos buscan sobrevivientes del sismo con lo que pueden: buscan a sus familiares


Ante la lentitud en la llegada de ayuda para rescatar a sobrevivientes y víctimas del potente sismo ocurrido la madrigada del miércoles en Afganistán, habitantes de aldeas azotadas por el movimiento telúrico se movilizan como pueden para buscar sobrevivientes entre los escombros, removiendo la tierra con sus manos ante la falta de herramientas para ello.


Asimismo, se organizan para enterrar a los muertos que dejó el sismo que se dejó sentir en el este de Afganistán, y que deja hasta ahora un saldo de más de mil víctimas.


Se trata del temblor más mortífero en este empobrecido país asiático en 20 años, y se teme que la cifra de víctimas mortales podría aumentar al tiempo que el gobierno Talibán se esfuerza por enviar ayuda a las zonas más afectadas, mientras llega el apoyo masivo de la comunidad internacional, que dejó Afganistán tras la llegada de los talibanes al poder hace casi un año.


El desastre causado por sismo de 5.9 grados agrava aún más la situación de un país cuya mayor parte de sus habitantes viven en medio de la pobreza y el hambre, con un sistema de Salud precario, que no cuenta con apoyo económico internacional, que no reconoce al nuevo gobierno.


Paktiká es la zona más castigada por el terremoto, y son múltiples las escenas de aldeanos cavaron tumbas para sepultar a sus familiares fallecidos como lo señala la tradición musulmana. El sismo tuvo epicentro en esa provincia y los expertos afirman que tuvo una profundidad de apenas 10 kilómetros. Los terremotos poco profundos suelen causar más daños.


El número de muertos es similar al del sismo de 2002 registrado en el norte del país. El terremoto del miércoles se registró en una zona de deslaves y con varias construcciones viejas.


El líder del Talibán, Haibatullah Akhundzadah, pidió ayuda a la comunidad internacional, aunque un funcionario de Naciones Unidas dijo que el gobierno no les ha solicitado que movilice equipos de búsqueda y rescate internacionales, ni la obtención de equipos de naciones vecinas.


Las carreteras podrían haber quedado muy dañadas por el temblor, y los deslaves causados por las lluvias han hecho que algunas sean intransitables. Docenas de viviendas del distrito se vinieron abajo por el terremoto, y los residentes dijeron que hay familias enteras enterradas bajo los escombros, muy grandes para moverlos con manos o palas. Los residentes esperaban que la maquinaria pesada pueda llegar hasta esa región.

logotipo.png
verano.jpg