Sale el Papa en defensa de las vacunas: "respeto a la salud de quienes nos rodean"


El papa Francisco aprovechó este lunes el foro que le dio el encuentro anual que tiene con los embajadores acreditados ante la Santa Sede donde habla de la situación internacional y fija los objetivos de política exterior del Vaticano para año en curso, para hacer un llamado la que la gente se vacune contra el coronavirus.


En lo que fue su defensa más firme hasta ahora de la vacunación, el pontífice explicó que inmunizarse contra el coronavirus es una “obligación moral”, al tiempo que expresó su condena hacia el hecho de que la gente se ha visto influida por “información sin base” para rechazar la vacuna, que es una de las formas más efectivas para salvar vidas.


La oficina de doctrina del Vaticano ha dicho que es “moralmente aceptable” que los católicos reciban vacunas de COVID-19 basadas en investigación que utilizó células derivadas de fetos abortadas


El obispo de Roma ha descrito la vacunación como “un acto de amor” y tachado de “suicida” el rechazo a la inmunización, y al menos hasta hoy, no se había expresado sobre la vacunación como una “obligación moral”. Esta vez, apuntó que las personas tienen la responsabilidad de cuidar de sí mismas “y esto se traduce en respeto por la salud de los que nos rodean”


“Cuidar la salud es una obligación moral”, mencionó Francisco ante el cuerpo diplomático acreditado ante el Vaticano, y se lamentó que las divisiones ideológicas disuadieran a la gente de vacunarse.


Para el papa, “a menudo la gente se deja influenciar por la ideología del momento, a menudo reforzada por información sin base o hechos poco documentados”, por lo que pidió una “terapia de realidad” para corregir esa distorsión de la razón humana.


Añadió que “las vacunas no son medios mágicos de curación, pero sin duda representan, junto con otros tratamientos que deben desarrollarse, la solución más razonable para la prevención de la enfermedad”.











logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg