Rusia controla central de Zaporiyia: contraviene pilares de seguridad, advierte la OIEA


El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha sido informado por Ucrania de que un comandante ruso dirige ahora las operaciones de la central nuclear de Zaporiyia, “contraviniendo los pilares indispensables de la seguridad nuclear”


Aunque el personal habitual sigue operando la central, la dirección de la planta está bajo las órdenes de militares rusos que tomaron el control del emplazamiento la semana pasada, según el director general Rafael Mariano Grossi.


“Para poder explotar la central de forma segura, la dirección y el personal deben poder desempeñar sus funciones vitales en condiciones estables, sin interferencias ni presiones externas indebidas", declaró Grossi.


Ucrania informó de que cualquier acción de la dirección de la planta -incluidas las medidas relacionadas con el funcionamiento técnico de las 6 unidades del reactor- requiere la aprobación previa del comandante ruso.


Grossi expresó su grave preocupación por este hecho, ya que contraviene uno de los 7 pilares indispensables de la seguridad nuclear que expuso en la reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA del 2 de marzo, convocada para abordar las implicaciones de la situación en Ucrania en materia de seguridad y salvaguardias.


El pilar 3 establece: "El personal de explotación debe ser capaz de cumplir con sus deberes de seguridad y protección y tener la capacidad de tomar decisiones libres de presiones indebidas".


El regulador nuclear ucraniano informa que ha empezado a tener “importantes problemas de comunicación con personal que opera en la central nuclear de Zaporiyia”. Las líneas telefónicas, así como el correo electrónico y el fax han dejado de funcionar. La comunicación por teléfono móvil sigue siendo posible, pero con mala calidad.


Esto, señala el OIEA, contraviene otro de los pilares indispensables, el número 7: "Debe haber comunicaciones fiables con el regulador y otros".


"La situación de deterioro de las comunicaciones vitales entre el regulador y la central nuclear de Zaporiyia es también una fuente de profunda preocupación, especialmente durante un conflicto armado que puede poner en peligro las instalaciones nucleares del país en cualquier momento. Las comunicaciones fiables entre el regulador y el operador son una parte fundamental de la seguridad nuclear general", añadió.


A pesar de los problemas de comunicación, el regulador pudo proporcionar información actualizada sobre el estado operativo de la central nuclear de Zaporiria y confirmar que los niveles de radiación en ella seguían siendo normales.


De los 6 reactores, la Unidad 1 está en mantenimiento planificado hasta mediados de 2022, la Unidad 2 funciona ahora a plena capacidad, la Unidad 3 está en estado de parada en frío, la Unidad 4 funciona casi a plena capacidad, la Unidad 5 se está enfriando para pasar a un estado de reserva en frío y la Unidad 6 está en parada en frío.


Un hecho positivo es que los equipos operativos de la central están rotando en tres turnos. Pero había problemas de disponibilidad y suministro de alimentos, lo que estaba teniendo un impacto negativo en la moral del personal, dijo el regulador.


El regulador también informó de que tenía problemas de comunicación con el personal de la central nuclear de Chernobyl, que por el momento sólo era posible con correos electrónicos.


Las fuerzas rusas tomaron el control del lugar del accidente de 1986 el 24 de febrero. En la central nuclear de Chernobyl, el personal, compuesto por más de 200 técnicos y guardias, aún no ha podido rotar desde el 23 de febrero, dijo.


En otro hecho preocupante, también se han perdido comunicaciones con las empresas e instituciones de la ciudad portuaria de Mariupol que utilizan fuentes de radiación de categoría 1 a 3 y no había información sobre su estado, dijo el regulador. Este material radiactivo puede causar graves daños a las personas si no se asegura y gestiona adecuadamente.


El Director General reiteró su disposición a viajar a la central nuclear de Chornobyl para garantizar el compromiso con la seguridad de todas las centrales nucleares de Ucrania por parte de las partes del conflicto en el país. (Naciones Unidas)



logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg