Razones de peso, para agregar peso a tu rutina de ejercicios


Si eres de los amantes del ejercicio cardiovascular, pero temes combinar o integrar ejercicios de fuerza en tu rutina, aquí sabrás por qué sí hacerlo.


Para Lauren Murray, coordinadora de fitness y entrenadora personal del Hospital Houston Methodist, “cualquier actividad física es mejor que nada. Pero para obtener todos los beneficios para la salud que brinda el ejercicio, es mejor si tu rutina incluye una combinación de tipos de ejercicio, que incluyen una rutina cardiovascular con entrenamiento de fuerza. La mayoría de las personas incorporan el cardio en su rutina, pero el entrenamiento de fuerza es el tipo de ejercicio que a menudo se deja de lado”.


Según Murray hay 4 razones para agregar un entrenamiento de fuerza a tu rutina de ejercicios, así como para ayudarte a superar el miedo a la sección de pesas en el gimnasio.


El entrenamiento de fuerza puede ayudar a prevenir lesiones: sea por exagerar o simplemente hacerlo de manera incómoda, la actividad física conlleva riesgos. Una ventaja del entrenamiento de fuerza es que puede ayudar a prevenir lesiones relacionadas con el ejercicio, así como las que pueden ocurrir durante la vida cotidiana. Fortalecer músculos que rodean y sostienen las articulaciones puede ayudar a corregir desequilibrios o debilidad en grupos musculares asociados.


Desarrollar músculo puede impulsar tu metabolismo en reposo: el cardio es la piedra angular de muchos planes de pérdida de peso para metabolizar más grasa, pero el entrenamiento de fuerza también es una herramienta de control de peso.


Levantar peso en el training te ayuda a levantar peso fuera de un entrenamiento: tal vez no hace falta decirlo, pero el músculo que construyes con el entrenamiento de fuerza se traduce en más músculo para hacer las cosas que haces todos los días. Para la experta del Hospital Houston Methodist, “la realidad es que, si no entrenas los músculos, los pierdes. Cuanto más músculo pierdes, más débil te vuelves; no solo te hace más propenso a lesionarte, sino que también te dificultan innecesariamente tareas simples en tu casa u oficina”.


El entrenamiento de fuerza no es tan intimidante como esperabas: el entrenamiento de fuerza no tiene que ser sinónimo forzoso de “levantar pesas”, y de acuerdo con Murray, “si te intimidan las pesas, los bancos y las barras, prueba los aparatos de peso de tu gimnasio. Pueden parecer complicadas, pero en realidad estas máquinas son sencillas de usar y son una excelente manera de desarrollar músculo”.


Si no tienes acceso a un gimnasio, comienza con ejercicios de peso corporal: los ejercicios de peso corporal pueden ser tan simples como la elevación de pantorrillas o sentadillas. Tienen la ventaja de ser una forma de ejercicio de bajo impacto, bueno para quienes tienen dolor en las articulaciones o regresan de una lesión. Es muy importante saber hacer estos ejercicios por lo que debes consultar con tu entrenador personal en el gimnasio o buscar videos de ejercicios para casa.












logotipo.png
PrimaveraPor.webp