ONU emplaza a Rusia y Ucrania a volver a mesa de conversaciones en Estambul


El coordinador de ayuda de emergencia de Naciones Unidas elogió el rol mediador que ejerce Turquía en las conversaciones de paz en el conflicto entre Ucrania y Rusia y destacó que, pese a las dificultades “ha sido capaz de presentarse a ambas partes como un anfitrión muy valioso y útil”. Durante una conferencia de prensa donde informó del resultado de su visita a Kiev y Moscú, Martin Griffiths anunció su próximo viaje a Turquía donde dará seguimiento a ideas tratadas previamente con las autoridades ucranianas y rusas como el posible establecimiento de un alto el fuego o de corredores humanitarios. Aunque Griffiths afirmó que no vislumbra en el horizonte un alto fuego para la guerra de Ucrania considera que podrían producirse avances en unas dos semanas, o “un poco más”, dependiendo de la dirección que tome el conflicto y las conversaciones en Turquía. “Porque estoy absolutamente seguro de que, sólo sobre la base de un mínimo de generación de confianza que podría salir de esas conversaciones, y estoy hablando con esperanza en lugar de ser objetivo, la Federación Rusa girará sus ojos hacia un potencial alto el fuego. Así que tenemos que observar las conversaciones muy, muy cuidadosamente Interrogado sobre los siguientes pasos a seguir, Griffiths aludió a las recientes festividades religiosas para que las partes en conflicto regresen a las conversaciones de paz en Estambul. “Estamos atravesando un periodo de festividades religiosas esta semana, el fin de semana pasado y el próximo: Ramadán, Pascua ortodoxa, Pascua católica. Deberíamos rezar para que las partes comprendan la devastación que está ocurriendo como resultado de la invasión de Ucrania y deberíamos pedir a las partes, como se les ha pedido y Ucrania, ha dicho que sí, que vuelvan a esa mesa en Estambul para continuar esa negociación esencial. Aunque los objetivos de la guerra aún no estén claros”, destacó. En el aspecto humanitario, el coordinador de la ayuda de emergencia destacó la necesidad de una “mayor disposición”, principalmente por parte de Rusia, para permitir la entrada y salida de convoyes. “Y necesitamos llevar ayuda urgentemente a aquellos lugares donde la guerra se ha acabado para que la gente pueda volver a ver sus hogares”, dijo. Por su parte, la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos conformó este lunes que el número de víctimas civiles reconocidas en la guerra de Ucrania ya se acerca a las 5000, con 2072 muertos y 2818 heridos. La mayoría de estas personas fallecieron por el uso de armas explosivas de gran alcance que incluyen los bombardeos de artillería pesada, los ataques con cohetes de larga distancia, así como los aéreos. La Oficina que dirige Michelle Bachelet cree que las cifras reales de víctimas son considerablemente más altas, ya que todavía queda por contrastar la información de algunas localidades donde produjeron intensas hostilidades. Igualmente, “toma nota” del informe del ministro del Interior de Ucrania, según el cual, a fecha 15 de abril, habrían muerto al menos 2700 civiles, incluidos mujeres y niños. (Naciones Unidas)


logotipo.png
verano.jpg