top of page
  • Laura Meléndez

Nagasaki, segunda ciudad mártir, víctima de una bomba atómica de Estados Unidos


La ciudad nipona de Nagasaki fue el segundo blanco de Estados Unidos para lanzar la bomba atómica en 1945, apenas 3 días después de la destrucción y muerte sufridas por Hiroshima, víctima del primer ataque nuclear de la historia.

Nagasaki era hace justo 78 años, uno de los puertos más grandes en el sur de Japón y tenía relevancia estratégica en la guerra por su actividad industrial, producción de artillería, barcos, equipo militar y otros materiales de guerra.

Sin embargo, las construcciones eran mayormente de madera, sin infraestructura necesaria en caso de explosión. Nagasaki nunca había sufrido un bombardeo hasta el primero de agosto de 1945 que fueron lanzadas algunas bombas sobre la ciudad, generando algunos daños, pero nada que ver con lo que sucedería 8 días más tarde.

El ejército de Estados Unidos selección a la tripulación del avión B-29 llamado Bockscar para lanzar una bomba de plutonio bautizada por los norteamericanos con el nombre de Fat Man. La mañana del jueves 9 de agosto de 1945, el B-29 pilotado por el mayor Charles Sweeney, transportó el arma nuclear para lanzarla sobre la ciudad de Kokura como blanco principal y Nagasaki como alternativa.

Otros aparatos B-29 fueron enviados como observadores climatológicos, y reportaron que los objetivos estaban despejados. Cuando llegaron a Kokura, la ciudad estaba cubierta por nubes, y luego de sobrevolar hasta en 3 ocasiones la ciudad y con el combustible justo, los ocupantes del B-29 optaron por el objetivo secundario, Nagasaki.

Cerca de las 8 de la mañana del 9 de agosto de 1945, se activó la alerta de bombardeo aéreo en la ciudad pero a las 8:30 se emitió la señal de que el peligro se había alejado. Los B-29 fueron vistos a las 10:53, y las autoridades japonesas no emitieron alerta alguna pensando que no eran peligrosos.

Al filo de las 11 de la mañana, se lanzaron instrumentos de medida en 3 paracaídas con una carta dirigida al profesor Ryokichi Sagane, físico nuclear de la Universidad de Tokio, quien estudió con 3 científicos responsables de desarrollar el arma nuclear, y en la que le pedían avisar al Estado Mayor japonés el daño que habría si se usaban esas armas de destrucción masiva, y convenciera a las autoridades de terminar la guerra. Los mensajes fueron encontrados por autoridades militares pero Sagane fue avisado un mes después.

Se abrió una brecha entre las nubes y el capitán Kermit Beahan visualizó Nagasaki, soltando la bomba a las 11:01 de la mañana, que explotó 43 segundos a 469 metros de altura sobre la ciudad. La explosión tuvo una detonación equivalente a 22 kilotones77 y generó una temperatura de 3 mil 900 grados Celsius.

En el momento, murieron unas 40 mil personas. Para fines de 1945 las víctimas ascendían a unas 80 mil. El radio de destrucción fue de 1,6 kilómetros se extendieron incendios en la parte norte de la ciudad. Nagasaki no registró lluvia negra como Hiroshima, pero sus efectos fueron más devastadores en el área cercana al hipocentro, Se calcula que el porcentaje de estructuras y edificios destruidos fue del 40%. Hubo sobrevivientes de Hiroshima que se había trasladado hasta Nagasaki, donde fueron de nuevo bombardeados.

Estados Unidos esperaba tener otra bomba atómica lista para ser utilizada la tercera semana de agosto, 3 en septiembre y 3 más para octubre.

No fue necesario hacerlo: el emperador Hirohito autorizó al ministro Shigenori Tōgō para notificar a los Aliados que Japón aceptaría los términos de la rendición con la condición de que no se comprometiera ni exigiera ningún detrimento a la prerrogativa de su majestad el emperador como gobernante soberano. El 12 de agosto, el emperador informó a la familia imperial su decisión de rendirse.

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
logotipo.png
primavera 3.jpg
bottom of page