top of page
  • Laura Meléndez

Moliére. uno de los grandes de las letras en Francia, a 402 años de su natalicio


Jean-Baptiste Poquelin, conocido como Moliére, nació un 15 de enero pero de 1622 en París y falleció en la ciudad luz el 17 de febrero de 1673… fue un dramaturgo, humorista y comediógrafo francés.

 

Hijo del tapicero real se atribuye sin que sea seguro, la razón de su interés por el teatro a sus tíos a que a menudo lo llevaban a ver obras. En 1633 a los 11 años entró en el Collége de Clermont y tomó el lugar de su padre en 1642 como tapicero real de Luis 13 conociendo ahí a la familia de comediantes Béjart.

 

Perdió a su madre a la edad de 10 años y vivió con su padre en un piso arriba de Pavillon des Singes en la calle Saint-Honoré, una pudiente área de París. Años más tarde en 1643 Jean-Baptiste firmó con los Béjart el acta de constitución del Ilustre Teatro. La directora fue Madeleine Béjart, y en 1644, lo sucedió Jean-Baptiste, ya con el sobrenombre de Moliére.

 

Los inicios del Ilustre Teatro fueron mediocres. Tras varios fracasos, se acumularon las deudas, Molière fue encarcelado varios días y dejó París para trabajar como actor durante cinco años. En 1650 Molière volvió a asumir la dirección de la compañía y entre 1645 y 1658 se formó en el oficio de actor y dramaturgo, escribiendo esbozos de farsas, así como sus dos primeras comedias, El atolondrado o los contratiempos y El despecho amoroso en la que introduce al personaje de Crascarilles.

 

Al volver a París, protegido por Monsieur, hermano del rey, interpretó ante Luis 14 una tragedia, que aburrió, y una farsa, que divirtió. Molière tenía un gran talento cómico; su voz y su mímica desencadenaron las risas y muy pronto la compañía alcanzó una reputación inigualable en lo cómico, por lo que el rey los instaló en el Petit-Bourbon, en donde actuaba alternándose con la compañía italiana Scaramouche.

 

La primera de las grandes comedias de Molière, Las preciosas ridículas (Les précieuses ridicules, 1659) consiguió un éxito enorme y confirmó el favor del rey. Sin embargo, el Petit-Bourbon fue destruido para construir las columnas del Louvre, por lo que el rey los instaló en 1660 en el Palacio Real.

 

Durante los dos años siguientes, Molière enfermó de tuberculosis. Actuó de modo irregular, pero siguió escribiendo, en especial El misántropo, en la que expresa su amargura tras su separación de Armande, y El médico a palos.  El misántropo 1666 introduce un nuevo tipo de necio, un hombre de elevados principios morales que critica la debilidad y estulticia de los demás y, sin embargo, es incapaz de ver los defectos de Célimène, la muchacha de la que se ha enamorado y que encarna a esa sociedad que él condena.

 

Moliere trató entonces de volver a representar Tartufo con otro título, pero al día siguiente se prohibió la obra. En 1668 creó dos obras con aparatos: Anfitrión y  El avaro. Se levantó la prohibición sobre el Tartufo en 1669 y la obra alcanzó un enorme éxito. También escribió Los enredos de Scapin en 1671 y su última obra es El enfermo imaginario.

 

Sufrió un ataque agudo de hemoptisis en el curso de la cuarta representación y murió en su domicilio sin renegar de su profesión de actor, considerada inmoral por la Iglesia. Bajo la ley francesa de aquel tiempo, no estaba permitido que los actores fueran enterrados en un cementerio, pero, la viuda de Molière, Armande, le pidió al rey que su cónyuge pudiera.

logotipo.png
paisaje montaña.webp
bottom of page