top of page
  • Laura Meléndez

Hace 511 años el mundo conoció los frescos de la Capilla Sixtina


Recordamos que un día como hoy, pero de 1512 se inauguraron en el Vaticano los frescos de la Capilla Sixtina, pintados por Miguel Ángel.

 

La Capilla Sixtina es la más famosa del Palacio Apostólico del Vaticano, residencia oficial del Papa, y se encuentra a la derecha de la Basílica de San Pedro donde originalmente servía como capilla de la fortaleza vaticana. Conocida como Cappella Magna, toma su nombre del papa Sixto Cuarto, quien ordenó su restauración entre 1473 y 1481. Desde entonces la capilla ha servido para celebrar diversos actos y ceremonias papales. Es la sede del cónclave en la que los cardenales electores del Colegio Cardenalicio eligen a un nuevo Papa, y su fama se debe en parte a su decoración al fresco, y a la bóveda y El Juicio Final, obras de Miguel Ángel.

 

Durante el pontificado de Sixto Cuarto, un grupo de pintores renacentistas realizó dos series de paneles al fresco sobre la vida de Moisés, acompañadas por retratos de los Papas que habían gobernado la Iglesia. Las pinturas fueron concluidas en 1482, y el 15 de agosto de 1483, con motivo de la festividad de la Asunción y Sixto celebró la primera misa en la capilla y la consagró a la Virgen María. A fines del siglo 15 había 50 ocasiones a lo largo del año establecidas por el calendario papal en las que la Capilla Pontificia al completo debía reunirse, 35 eran de ellas eran misas celebradas en basílicas

 

Entre 1508 y 1512, Miguel Ángel decoró la bóveda, creando una obra de arte sin precedentes que cambiaría el curso del arte occidental. Años después, pintó El Juicio Final en la pared del altar entre 1536 y 1541, para Clemente Séptimo y Pablo Tercero.

 

La capilla actual, situada en el lugar que ocupaba la Cappella Mayore, fue diseñada por Pontelli  y las proporciones de la capilla actual mantienen las de la original, que, una vez terminada, fue decorada con frescos de artistas del Alto Renacimiento La Capilla Sixtina ha mantenido sus funciones y es sede de eventos importantes del calendario papal, a menos que el Papa esté de viaje.

 

En 1508, Miguel Ángel recibió el encargo de Julio Segundo de repintar el techo de la capilla, originalmente pintado como un cielo azul con estrellas doradas. El trabajo comenzó el 10 de mayo de 1508 y se prolongó hasta el 31 de octubre de 1512.

 

Años más tarde, Miguel Ángel pintó también El Juicio Final sobre la pared del altar, entre 1536 y 1541.  Las fuentes de inspiración de Miguel Ángel no están fácilmente determinadas; teólogos joaquinistas y agustinianos estaban entre las influencias de Julio y tampoco se sabe en qué grado contribuyó su mano a elaborar cada imagen.

 

Cuando Miguel Ángel emprendió su obra, la bóveda de cañón estaba decorada con una pintura que representaba un firmamento azul tachonado de estrellas. Tras construir sus propios andamios usó la técnica del fresco, desconocida para él, y realizando posturas casi imposibles, 4 años después, creó una de las obras más bellas de la historia del arte. Las nueve escenas del centro de la bóveda narran los episodios del Génesis, desde la Creación al salvamento del Arca de Noé.

 

Los tres primeros significan la "creación del mundo", o sea: separación de la luz de las tinieblas, creación del sol y de la luna y separación de la tierra del agua….Los tres siguientes se refieren a la "creación del hombre, de la mujer" y su expulsión del Paraíso creado por Jesús….y los tres últimos hacen referencia a la "maldad del hombre y al castigo divino con la "embriaguez de Noe", el "diluvio universal" y el "sacrificio de Noe", cuando Dios lo consideró como el único hombre que debía subsistir, con su familia y el mundo animal, luego del diluvio

 

El Juicio Final fue pintado por Miguel Ángel entre 1536 y 1541, tras el Saqueo de Roma de 1527 por las fuerzas mercenarias del Sacro Imperio Romano Germánico, que terminaron con el Renacimiento romano. El trabajo fue hecho en una gran escala, y ocupa toda la pared Este, situada tras el altar de la capilla.

 

El Juicio Final es una representación de la segunda venida de Cristo y el Apocalipsis. Las almas de la humanidad se elevan o descienden, juzgadas por Cristo, y la pared en la que El Juicio Final está pintado se inclina ligeramente sobre el espectador en su parte alta, y está pensado así para que el fresco e infunda temor y respeto al poder de Dios.

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
logotipo.png
lgbtttiq.jpg
bottom of page