Funcionarios de la ONU piden evitar escalada de acciones militares en Ucrania


Luego de la decisión de Rusia de reconocer la independencia de algunas zonas de las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk, la alta comisionada para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, se sumó al creciente coro de alarma de la ONU.


“Me preocupa profundamente que cualquier intensificación de las acciones militares genere un mayor riesgo de graves violaciones de los derechos humanos, así como del derecho internacional humanitario”, dijo Bachelet.


Subrayó que, en esta coyuntura crítica, "la prioridad, por encima de todo", debe ser evitar una nueva escalada de acciones militares y evitar las víctimas civiles, los desplazamientos y la destrucción de la infraestructura civil.


"Insto a todas las partes a que cesen las hostilidades y allanen el camino del diálogo en lugar de preparar el terreno para una mayor violencia", declaró la alta comisionada, asegurando que su oficina sigue de cerca la situación "a ambos lados de la línea de contacto en el este del país".


El reconocimiento de Rusia de la independencia de algunas zonas de las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk viola los Acuerdos de Minsk, frágil proceso de paz que regula el conflicto en el este de Ucrania, e incrementa los temores de que Rusia se plantee una invasión a gran escala.


Antes de que la Asamblea General se reúna mañana para tratar el tema de Ucrania, su presidente, Abdulla Shahid, emitió una declaración en la que pide a las partes "intensifiquen negociaciones y alivien las tensiones de la trayectoria actual mediante el diálogo".


Recordó que el pleno compromiso con la Carta de las Naciones Unidas, sus propósitos y sus principios es "el único camino para garantizar una paz duradera"


La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas comunicó a los periodistas que, en los últimos días, la Oficina había recibido informes que confirmaban un aumento de hostilidades en las zonas controladas por las autoridades de facto.


El portavoz de la oficina, Jens Laerke, calificó los hechos de "duro recordatorio" de la realidad a la que se enfrentan los niños, las mujeres y los hombres del este de Ucrania desde hace 8 años.


Laerke constató que el viernes pasado llegó un convoy de ayuda humanitaria de Naciones Unidas a las zonas no administradas por Kiev en el este de Ucrania. Los trabajadores humanitarios de la ONU entregaron suministros en esas zonas administradas por las autoridades de facto de esa región.


Asimismo, lamentó que la financiación siga siendo escasa, y apeló a la comunidad de donantes a proporcionar recursos adicionales.


Por su parte, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, declaró no haber visto una nueva afluencia de movimientos de población, incluidos, y Shabia Mantoo, portavoz de la oficina, dijo que dado que "la situación sigue siendo impredecible y muy volátil", la agencia para los refugiados afirmó estar preparada para brindar asistencia y responder ante cualquier nueva necesidad humanitaria que pudiera surgir."




logotipo.png
PrimaveraPor.webp