top of page
  • Laura Meléndez

Este 15 de noviembre es el Día Mundial sin Alcohol


La Organización Mundial de la Salud tiene en su agenda al 15 de noviembre como el “Día Mundial sin Alcohol” cuya finalidad esencial es fomentar la responsabilidad de las personas, sobre todo de las y los adolescentes y jóvenes de todo el mundo, para controlar el consumo de esta sustancia y que tengan claro cuáles son sus consecuencias.

 

Las cifras no mienten y el consumo alcohol en exceso, es una de las causas de muerte más comunes, llegando a representar el 5,3% de todas las defunciones en el mundo. Esto se debe a que el alcohol provoca que la persona pierda el control de sus sentidos, dejando de estar consciente de lo que hace y de lo que puede llegar a ocurrir.

 

Según información del Centro de Ayuda al Alcohólico y sus Familiares, unidad especializada del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz” de la Secretaría de Salud e México, el 63 % de la población identificada en un estudio como consumidora de alcohol, se compone de adolescentes y jóvenes que se encuentran entre los 12 a los 24 años de edad.

 

ntre los factores sociales figura el nivel de desarrollo económico, la cultura, las normas sociales, la disponibilidad de alcohol y la aplicación de políticas sobre el alcohol y de medidas para velar por su cumplimiento. Los efectos adversos para la salud y los daños que producen determinados niveles y pautas de consumo de alcohol son mayores en las sociedades más pobres.

 

Entre los factores individuales figuran la edad, el sexo, las circunstancias familiares y el estatus socioeconómico. Si bien no existe un único factor de riesgo dominante, cuantos más factores vulnerables converjan en una persona más probable será que desarrolle problemas relacionados con el alcohol como consecuencia de su consumo. Las personas más pobres sufren mayores daños sociales y de salud por el consumo de alcohol que las personas más ricas.

 

El efecto del consumo de alcohol en los resultados de salud crónicos y agudos está determinado en gran medida por el volumen total del alcohol consumido y la pauta de consumo; son especialmente dañinas las pautas asociadas con episodios de consumo excesivo de alcohol.

 

El uso nocivo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos, de acuerdo con la OMS. Cada año se producen 3 millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de alcohol, lo que representa un 5,3% de todas las defunciones.

 

En general, el 5,1% de la carga mundial de morbilidad y lesiones es atribuible al consumo de alcohol, calculado en términos de años de vida ajustados en función de la discapacidad.

 

Más allá de las consecuencias para la salud, el consumo nocivo de alcohol acarrea importantes pérdidas sociales y económicas a las personas y a la sociedad en general.

 

El consumo de alcohol provoca defunción y discapacidad a una edad relativamente temprana. Entre las personas de 20 a 39 años, aproximadamente el 13,5% del total de muertes son atribuibles al alcohol.

 

Existe una relación causal entre el consumo nocivo de alcohol y una serie de trastornos mentales y comportamentales, además de las enfermedades no transmisibles y los traumatismos.

 

· Adicción y dependencia.

· Subida de la tensión arterial.

· Posibilidad de desarrollar tipos de cáncer

· Daño cerebral

· Problemas de memoria

· Daño en las mucosas del aparato digestivo.

· Problemas de alimentación

· Problemas sociales y económicos

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
logotipo.png
dias-lluviosos 1.jpg
bottom of page