Casi la mitad de las mujeres reporta violencia desde el inicio de pandemia Covid-19


La pandemia de COVID-19 ha agudizado la violencia contra las mujeres en hogares y espacios públicos, alerta un nuevo informe de ONU Mujeres que destaca el impacto negativo de esta falta de seguridad en la salud mental y emocional de la población femenina.


Publicado en vísperas del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer el 25 de noviembre, el estudio destaca que casi una de cada 2 mujeres informó que ella o una mujer que conoce había experimentado alguna forma de violencia desde el inicio de la pandemia de COVID-19.


Las mujeres que denunciaron estos datos tenían 1,3 veces más probabilidades de presentar un aumento del estrés mental y emocional que las mujeres que no lo hicieron.


El documento basado en datos de encuestas realizadas en 13 países de varias regiones del mundo, muestran además que cerca del 25% de las mujeres se siente menos segura en el hogar y que los conflictos familiares han aumentado desde el inicio de la emergencia sanitaria.


El 21% de las encuestadas explicó que se siente insegura en casa debido al maltrato físico. Algunas mujeres comunicaron que habían sufrido daños a manos de otros miembros de la familia (21 %) o que otras mujeres del hogar estaban sufriendo daños (19 %).


La publicación del informe da inicio a los 16 Días de activismo contra la violencia de género, parte de la campaña global ÚNETE del Secretario General de las Naciones Unidas que culminarán el 10 de diciembre.


El lema de la iniciativa es: “Pinta el mundo de naranja: ¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!”.


Las encuestas indicaron que fuera de sus hogares, las mujeres también se sienten más expuestas a la violencia: el 40 % de las participantes afirmó que desde que empezó la pandemia se siente menos segura caminando sola por la noche. Además, 3 de cada 5 piensan que el acoso sexual en espacios públicos empeoró en la contingencia.


Entre los factores socioeconómicos que han influido en la inseguridad o violencia contra las mujeres, así como en su bienestar general, se cuentan las presiones financieras, la falta de empleo, la inseguridad alimentaria y las relaciones familiares


“La violencia contra las mujeres es una crisis mundial que crece en conjunto con otras crisis. Los conflictos, los desastres relacionados con el clima, la inseguridad alimentaria y las violaciones de los derechos humanos contribuyen a que las mujeres y las niñas vivan con sensación de peligro, incluso en sus propios hogares, vecindarios o comunidades”, lamentó Sima Bahous, directora ejecutiva de ONU Mujeres

La funcionaria añadió que al exigir medidas de aislamiento y distanciamiento social, la pandemia de COVID-19 dio lugar a una segunda pandemia de violencia en la sombra contra mujeres y niñas, que a menudo se vieron confinadas junto con sus maltratadores.


Sin embargo, la ONU sostiene que hay evidencias de que se puede poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas. El Secretario General de la Organización asegura que ese lastre se puede evitar con políticas y programas adecuados


Un nutrido grupo de expertos de la ONU en derechos humanos recordó que las mujeres y las niñas de todo el mundo siguen siendo sometidas a múltiples formas de violencia de género, incluidos el feminicidio, la violencia en línea y la violencia doméstica. (Naciones Unidas)








logotipo.png
PrimaveraPor.webp