top of page
  • bambarito59

¿Te has preguntado por qué las aves no tienen dientes?


Para dominar los secretos del vuelo, las aves tuvieron que sacrificar la habilidad de masticar la comida; una mandíbula pesada los hubiera lanzado, en términos de aeronáutica, en vuelo en picada, por lo que para contrarrestarlo desarrollaron picos de queratina ligera, el mismo material que forma sus plumas y nuestras uñas.

 

El pico es el tipo de boca característico de las aves y que se encuentra también en otros animales; este se compone por el maxilar superior y el inferior, denominado mandíbula, característicamente recubierto por un estuche córneo llamado ranfoteca.

 

El pico es la única estructura que tienen las aves para procesar los alimentos; al no tener dientes, se tragan su alimento entero. La forma del pico de un ave depende de su dieta. Por ejemplo, los loros usan sus picos agudos para cascar frutas y nueces, los colibríes tienen un pico en forma de tubo para extraer el néctar de las flores.

 

En otras aves los machos lo utilizan para atraer a las hembras (como el tucán y cálao). El del pelícano es largo, agudo y recto, para penetrar con poca resistencia en el agua, y con un pliegue de piel en el maxilar inferior para atrapar en él peces. Las águilas y otras aves rapaces poseen el pico afilado y en forma de gancho, con el fin de desgarrar más fácilmente la carne de los animales de los que se alimentan.

 

Los picos no son exclusivos de las aves, pues estos también se encuentran en los monotremas, como el ornitorrinco y el equidna, o los quelonios en el caso de las tortugas; asimismo lo tuvieron algunos terápsidos antiguos como el listrosaurio y en la actualidad lo poseen algunos moluscos cefalópodos como los calamares.

 

Resulta cómico, y un poco perturbador, imaginar a las aves con dientes; sin embargo, no siempre tuvieron el pico liso que conocemos ahora. Hace 116 millones de años, el ancestro común de todas las aves poseía una gran dentadura, de acuerdo con un nuevo descubrimiento.

 

En 1861, el descubrimiento del fósil de un ave Archaeopteryx en Alemania, un género extinto que presenta características intermedias entre los dinosaurios emplumados y las aves modernas, sugirió que tenían una boca llena de dientes afilados. Sin embargo, se desconocía exactamente cómo habían perdido su dentadura estos animales durante su proceso de evolución.

 

A finales de 2012, un equipo de investigadores liderado por el Prof. Mark Springer, de la Universidad de California en Estados Unidos, examinó los genes de 48 especies de aves para identificar las mutaciones que podrían ser responsables de la pérdida de dientes.

 

En los vertebrados, la formación dental involucra seis genes cruciales para el desarrollo del esmalte (el tejido duro que recubre los dientes) y la dentina (el material calcificado debajo).

 

Los científicos encontraron que todas las especies analizadas presentaban las mismas mutaciones en los genes correspondientes a la formación de esmalte y dentina, sugiriendo que perdieron sus dientes hace 116 millones de años.

 

 

 

 

 


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
logotipo.png
dias-lluviosos 1.jpg
bottom of page