top of page
  • bambarito59

¿Qué causa los ronquidos y cuando acudir a un médico?


El ronquido es un sonido producido durante el sueño. Suena como un traqueteo, silbido, resoplido o queja. Si bien casi todos roncamos en algún momento, por estar enfermos o afectados por alguna alergia estacional, esto comienza a ser un problema cuando ocurre cada noche, ocasionando somnolencia diurna o irritabilidad.


Los ronquidos generalmente son causados por la vibración de los tejidos en la garganta y las fosas nasales durante el sueño", explicó la Dra Sara Bakhtiar, médica de atención primaria del Hospital Houston Methodist. Entre los factores que lo inducen según la Dra. Bakhtiar, están estos::


• Vías respiratorias obstruidas: Cuando el flujo de aire de la nariz y la garganta está parcialmente bloqueado, puede provocar ronquidos. Puede ser causada por varias razones, incluyendo congestión nasal por alergias o resfriados, un tabique desviado, o amígdalas y adenoides agrandadas.


• Tono muscular deficiente: Los músculos débiles de la garganta y la lengua podrían relajarse excesivamente durante el sueño, lo que estrecha las vías respiratorias. Puede relacionarse al envejecimiento, consumo de alcohol, uso de somníferos o ciertas afecciones médicas.


• Exceso de peso: Los tejidos grasos adicionales alrededor del cuello y la garganta pueden presionar las vías respiratorias, causando estrechamiento y ronquidos.


• Posición para dormir: Dormir boca arriba puede hacer que la base de la lengua y el paladar blando colapsen contra la parte posterior de la garganta, bloqueando el flujo de aire.


• Alcohol y somníferos: Estas sustancias pueden interferir con la capacidad del cerebro para regular los patrones de sueño y la respiración. Tanto beber como los somníferos pueden además relajar los músculos de la garganta.


• Fumar: Causa inflamación en el tejido de la garganta, pudiendo causar congestión nasal y obstrucción de las vías respiratorias.


Si duermes acompañado, es probable que te hayan dicho si roncas. Y aunque nadie te lo diga, tu cuerpo será quien te avise si lo haces o no. Los signos pueden ser despertarse con la boca seca, dolor de garganta, fatiga o dolor de cabeza. Durante el día, podrías tener somnolencia, dificultad para concentrarte y problemas de memoria. Durante la noche, es posible sentirse inquieto o tener resistencia para conciliar el sueño o permanecer dormido (insomnio). También puedes despertarte ocasionalmente por la noche jadeando o asfixiándote durante el sueño.


Los ronquidos pueden parecer una simple molestia con la que puedes lidiar por tu cuenta. Ni hablar de toda la cantidad de productos de venta libre que afirman frenar esta situación. Si bien las tiras nasales y otros remedios pueden proporcionar cierto alivio, la Dra. Bakhtiar advierte que esto es solo temporal, y “por ello, es mejor visitar al médico para un diagnóstico y manejo adecuado".


Explica que el especialista en atención primaria o tu médico general es a menudo la primera defensa contra los ronquidos. En un principio, ellos te podrían recomendar ciertos cambios en tu estilo de vida. Incluso te pueden aconsejar perder peso, evitar el alcohol u otros sedantes antes de acostarse, dormir de lado en lugar de boca arriba, omantener un horario regular de sueño.


Algunas veces, los ronquidos son síntoma de apnea obstructiva del sueño (AOS), afección en la que la respiración se detiene y comienza repetidamente durante el sueño.


Si estás agotado durante todo el día, tienes jadeos fuertes, asfixia durante el sueño o te despiertas con frecuencia durante la noche, debes visitar a tu médico de atención primaria. Probablemente vas a ser remitido a un estudio del sueño que descarte dicha apnea.


Bajo ninguna circunstancia debes ignorar la AOS, porque puede ser un asesino silencioso. Si no te tratas, aumentas tu riesgo de presión arterial alta, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y otros problemas de salud. "La mala calidad del sueño causada por los ronquidos puede tener un impacto significativo en tu bienestar general y calidad de vida", finalizó la especialista del Hospital Houston Methodist.


"Puede conllevar a trastornos del estado de ánimo, disminución de la productividad, mayor riesgo de accidentes, afectar tus relaciones, así como un deterioro general de tu salud física y mental".

logotipo.png
moño negro 1.jpg
bottom of page