top of page
  • bambarito59

Hace 55 años apareció quizás el avión más imponente y admirado de la historia: el 747


El mundo de la aviación se vio revolucionado el 9 de febrero de 1969 cuando apareció en los cielos un enorme avión fabricado por la compañía norteamericana Boeing: su tamaño era impresionante para la época y se convirtió en el de mayor capacidad de pasajeros durante varias décadas.

 

Se trata del emblemático 747, mejor conocido como “Jumbo”. Una maravilla de la aviación.

 

El 747 fue concebido cuando los viajes se estaban incrementando en los años 60, década a la que se refiere como la “era dorada de la aviación” y en la que era necesaria una nueva nave que tuviera una mayor capacidad de pasajeros, así como elementos de seguridad.

 

Su diseño incluyó redundancia estructural, sistemas hidráulicos de respaldo, cuadruplicar el tren de aterrizaje principal y duplicar los controles de superficies; algunos de los más avanzados dispositivos de alta elevación se añadieron para que pudiera operar en los aeropuertos existentes, captara más flujo de aire bajo ellos e incrementar el “efecto suelo”, cuando el volumen de aire bajo el avión a bajas altitudes le permite “flotar” con mayor facilidad.

 

La cabina de mando estaba en un reducto del pasillo superior, de manera que una compuerta frontal de carga pudiera incluir el cono de la nariz; característica de diseño que produjo la “joroba” distintiva de la aeronave, porque al suprimir el pasillo superior, ésta subsistió como parte de la aerodinámica del fuselaje.

 

Una de las tecnologías establecidas fue la de motores turbofán de alto flujo, la cual se hizo para duplicar la potencia de los primeros turbojets al tiempo que consumían un tercio menos de combustible, por lo que las empresas Boeing, Pan Am y Pratt & Whitney acordaron el desarrollo de un nuevo motor, denominado JT-9D.

 

Boeing entregó el primer 747 a PanAm a finales de 1969, en una fecha de entrega de sólo 28 meses, dos terceras partes del tiempo convencional; el horario estaba tan apretado que las personas que trabajaban para el proyecto fueron apodadas como “Los Increíbles”.

 

Desarrollar el avión fue un reto técnico y financiero tan arduo que en la administración del mismo dijeron que tuvieron que apostar la existencia compañía cuando lo iniciaron.

 

El 30 de septiembre de 1968, el primer 747 salió del edificio de ensamblaje en la planta de Everett, Washington que se había construido en 1966, precediendo las ruedas de prensa y las auxiliares de tripulación uniformadas que representaban a cada una de las 26 aerolíneas que encargaron el avión.

 

Durante los meses siguientes, se realizaron los preparativos para el primer vuelo, que tuvo lugar el 9 de febrero de 1969, con los pilotos de pruebas Jack Waddel y Brien Wygleen los controles, y Jess Wallick como ingeniero de vuelo. A pesar de algunos pormenores con uno de los flaps, el vuelo comprobó que el 747 se maniobraba estupendamente.

 

El avión resultó ser inmune al “balanceo del holandés”, un fenómeno en el que ocurren dos movimientos alternativos y que podrían causar accidentes, lo cual era frecuente en los primeros jets de alas grandes. Luego de varias etapas de pruebas y perfeccionamiento de errores, fue presentado al público uno de sus aviones de prueba durante el Espectáculo Aéreo de París a mediados de 1969; el 747 obtuvo su certificado de aeronavegabilidad de la Administración Federal de Aviación en diciembre de ese año, quedando listo para entrar en servicio.

 

El avance de las tecnologías llevó a Boeing a dejar de producir el 747 en 2022, tan pronto como fueran entregadas a los clientes las últimas unidades, y el último Jumbo salió de su línea de producción el 7 de diciembre de 2022, realizando su vuelo inaugural 11 días después.

 

El avión fue entregado a Atlas Air el 31 de enero de 2023, siendo el último en ser producido en la fábrica de Boeing en Everett, con lo que se puso fin a más de medio siglo de fabricación de más emblemática aeronave de Boeing.

logotipo.png
moño negro 1.jpg
bottom of page