top of page
  • bambarito59

Destrucción de Gaza genera millones de toneladas de escombros


Los impactos medioambientales de la guerra en Gaza no tienen precedentes, según una evaluación preliminar publicada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que muestra cómo los gazatíes han quedado expuestos a una contaminación del suelo, agua, aire, y a riesgos de daños irreversibles en sus ecosistemas naturales.


"La población no sólo tiene que hacer frente a los indecibles sufrimientos de la guerra en curso, sino que los importantes y crecientes daños ambientales en Gaza corren el riesgo de encerrar a su población en una dolorosa y larga recuperación. La población ya vive hoy con las consecuencias de los daños relacionados con el conflicto en los sistemas de gestión medioambiental y contaminación”, declaró la directora ejecutiva del organismo, Inger Andersen.


“El agua y el saneamiento se han colapsado. Las infraestructuras críticas siguen diezmadas. Las zonas costeras, el suelo y los ecosistemas se han visto gravemente afectados. Todo ello está perjudicando profundamente la salud de las personas, la seguridad alimentaria y la resiliencia de Gaza".


Se calcula que el conflicto ha generado 39 millones de toneladas de escombros: por cada metro cuadrado de la Franja de Gaza hay ahora más de 107 kg de escombros. Esto es más de 5 veces la cantidad de escombros generados por el conflicto de 2017 en Mosul, Irak.


Los escombros plantean riesgos para la salud humana y el medio ambiente, por el polvo y la contaminación con artefactos explosivos sin detonar, amianto, residuos industriales y médicos y otras sustancias peligrosas.


Los restos humanos enterrados bajo los escombros deben tratarse con sensibilidad y de forma adecuada. La limpieza de los escombros será una tarea masiva y compleja, que debe comenzar lo antes posible para permitir que se lleven a cabo otros tipos de recuperación y reconstrucción.


Los sistemas de abastecimiento de agua, saneamiento e higiene han desaparecido casi por completo. Las 5 plantas de tratamiento de aguas residuales de Gaza han cerrado, y las aguas residuales contaminan playas, aguas costeras, suelo y agua dulce con multitud de patógenos, nutrientes, microplásticos y sustancias químicas peligrosas, siendo una amenaza inmediata y a largo plazo para la salud de los habitantes de Gaza, la vida marina y las tierras de cultivo.


Por otra parte, el sistema de gestión de residuos sólidos está gravemente dañado, pues 5 de cada 6 instalaciones de gestión de residuos sólidos de Gaza están dañadas. En noviembre de 2023, se acumulaban diariamente 1200 toneladas de basura alrededor de los campamentos y refugios.


La escasez de gas para cocinar ha obligado a las familias a quemar madera, plástico y residuos en su lugar, poniendo en peligro sobre todo a mujeres y niños. Es probable que esto, unido a incendios y quema de combustibles, haya reducido drásticamente la calidad del aire de Gaza, aunque no se dispone de datos de fuente abierta sobre la calidad del aire en el enclave.


En las zonas densamente pobladas de Gaza se han desplegado municiones que contienen metales pesados y sustancias químicas explosivas, contaminando el suelo y las fuentes de agua, y suponiendo un riesgo para la salud humana que persistirá mucho tiempo después del cese de las hostilidades.


La munición sin detonar supone un riesgo especialmente grave para los niños.


Se prevé que la destrucción de paneles solares deje escapar plomo y otros metales pesados, lo que supondrá un nuevo tipo de riesgo para el suelo y el agua de Gaza.


El sistema de túneles de Hamás y los esfuerzos de Israel por destruirlos pueden contribuir aún más al daño medioambiental. La evaluación preliminar advierte de riesgos a largo plazo para la salud humana derivados de la contaminación de las aguas subterráneas y para los edificios construidos sobre superficies de tierra potencialmente inestables.


Un análisis medioambiental que incluya la evaluación de la contaminación por municiones y otros tipos de contaminación relacionada con el conflicto, debe ser parte de la planificación de la recuperación y reconstrucción de Gaza, que también debe abordar los problemas medioambientales crónicos que existían antes de la guerra.


El PNUMA señaló que, tan pronto como las condiciones de seguridad lo permitan y se permita el acceso, espera llevar a cabo una evaluación sobre el terreno del alcance y el tipo de degradación medioambiental. Las opciones de remediación se desarrollarán en consulta con investigadores científicos de Gaza, profesionales de los sectores público y privado y sociedad civil, incluidas mujeres y los jóvenes.


Esta Evaluación Preliminar responde a una solicitud oficial del Estado de Palestina en diciembre de 2023, señaló el organismo.

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
logotipo.png
dias-lluviosos 1.jpg
bottom of page