Vuelta a la página: Estados Unidos y México se olvidan de Iniciativa Mérida


Para el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, los Gobiernos de México y Estados Unidos darán inicio a una nueva etapa de la relación bilateral, en donde se medirá su eficacia en la reducción de la violencia más que por la captura de narcotraficantes, con lo que prácticamente se olvidan de la Iniciativa Mérida.


Durante la conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, Ebrard afirmó que "dejamos atrás la iniciativa Mérida y entramos al Entendimiento Bicentenario", al finalizar el primer Diálogo de Alto Nivel de Seguridad celebrado en Ciudad de México.


El titular de la diplomacia mexicana señaló que la Iniciativa Mérida lanzada hace 14 años por los gobiernos de Felipe Calderón y George W. Bush, se enfocaba más en la adquisición de armamento, equipo y helicópteros, con financiamiento de Washington


De acuerdo con el secretario de Relaciones Exteriores, la Iniciativa Mérida, se basaba “en la tesis de que había que capturar a los capos de los carteles y con eso era suficiente”, desde la perspectiva de vista de México, pero que ahora, "lo que hay es una estrategia común que es más compleja. Ya vimos que no va a ser suficiente si solo capturamos a unos capos".


Para Ebrard, la nueva colaboración se marcará con las acciones que se lleven a cabo para detener el aumento de las adicciones, y ofrecer oportunidades de trabajo a los jóvenes para evitar que sean reclutados por el crimen organizado.


Por su parte, Blinken destacó que ambos países se apoyaron demasiado en las fuerzas de seguridad en el pasado, y que ahora, se promoverá inversión y "oportunidades económicas", especialmente en las regiones más vulnerables.


El funcionario estadounidense dijo que el Entendimiento Bicentenario se guiará por la "responsabilidad compartida" entre las 2 naciones.


Sobre el problema del armamento, Ebrard expresó que se acordó combatir el tráfico de armas, ya que para México, "reducir el número de armas en México significa reducir la violencia", en tanto que Blinken subrayó que "muchas de estas armas" que son utilizadas en México "provienen de Estados Unidos", por lo que Washington está comprometido “en profundizar nuestra colaboración sobre el rastreo de las armas, las investigaciones y los juicios para interrumpir su suministro".


Asimismo, Blinken puntualizó, la prioridad de ambos gobiernos de seguir atacando las causas de la migración, además de reducir la trata de personas, mediante el combate a las organizaciones que operan en la región, incluyendo las que se dedican al tráfico de migrantes.