Víctimas civiles y destrucción de infraestructuras apuntan a crímenes de guerra en Ucrania


El alto número de víctimas civiles y la amplia destrucción de infraestructuras civiles en la guerra de Ucrania sugieren que se han violado los principios de distinción y proporcionalidad y la prohibición de los ataques indiscriminados, dijo la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas.


Desde que las fuerzas armadas rusas lanzaron sus ataques el 24 de febrero, al menos 1,035 civiles han muerto y al menos ,1650 han resultado heridos.


Las fuerzas militares han utilizado armas explosivas con efectos de amplio alcance en zonas pobladas o cerca de ellas, así como ataques aéreos. Se han destruido a gran escala casas privadas y edificios residenciales, además de instalaciones médicas y educativas, estaciones de agua y sistemas de electricidad.


La oficina destaca que el 3 de marzo, 47 civiles murieron al destruirse dos escuelas y varios bloques de apartamentos en Chernihiv, y todo indica que fueron el resultado de ataques aéreos rusos.


El 9 de marzo, el hospital nº 3 de Mariupol fue destruido y lo más probable es que también fuera resultado de un ataque aéreo ruso. Diecisiete civiles, entre ellos niños y mujeres embarazadas, resultaron heridos.


También están investigando las denuncias de bombardeos indiscriminados de las fuerzas armadas ucranianas en Donetsk y en otros territorios controlados por las autoproclamadas "repúblicas".


“Estos ataques causan un sufrimiento humano inconmensurable y pueden constituir crímenes de guerra, y deben cesar”, dijo Matilda Bogner, la representante de la oficina en Ucrania. (Naciones Unidas)










logotipo.png
PrimaveraPor.webp