Un genio de la música que solo vivió 39 años: Frederic Chopin


Uno de los grandes maestros de la historia de la música es recordado este 17 de octubre a 172 años de su muerte, el 17 de octubre de 1849: nos referimos a Frederic Chopin pianista singular y compositor único, máximo exponente de la música clásica.


Nuestro personaje de hoy nació el 1 de marzo de 1810 en el poblado de Zelazowa Wola en Mazovia, Polonia, y como ha ocurrido con absoluta frecuencia a lo largo de la historia de la música, el niño Frederic supo desde niños lo que quería hacer en la vida, ya que sus padres le compraron un piano, instrumento en el que el vástago mostró cualidades innatas a temprana edad.


De hecho, Frederic era algo así como un niño prodigio en este campo, ya que apenas cumplía los 7 años de edad y ya tenía en su a ver sus primeras obras, 2 polonesas que interpretó justo ante la madre del Zar. El padre tocaba la flauta y el violín, en tanto que su madre tocaba el piano y daba clases a los niños en una pensión que mantenían​.


Frédéric y sus hermanas se encontraban en entorno familiar donde predominaba el gusto por la música, y la primera maestra del niño fue su hermana Ludwika, y a los 6 años, lo encomendaron al maestro Wojciech Żywny.


A la edad de 16 años, Frederic ingresó al conservatorio de música de Varsovia donde puliría aún más un estilo que se iba volviendo inconfundible al paso del tiempo. este desarrollo de Chopin le acarreó tal fama que 4 años más tarde, ya tenía en su haber cerca de medio centenar de obras.


Chopin tenía tal éxito que recibió una invitación para dar un recital sobre un instrumento formado por un piano y un órgano mecánico ante el zar Alejandro I, que se encontraba de visita en Varsovia, y el zar quedó tan encantado con el concierto que le regaló un anillo de diamantes.


Frederic era usualmente invitado a los salones más prestigiosos de Varsovia, hasta que su padre decidió mandarlo fuera del país cuando corría el año de 1830, con el objetivo de hacerlo famoso en el resto de Europa. Frederic llegó a Alemania y de ahí se dirigió hacia Austria para mostrar su talento en ciudades prestigiosas como Dresde y Viena. El periplo por Londres se vino abajo, por lo que su siguiente escala fue París ya en el año de 1831.


En la capital francesa desarrolló una y exitosa carrera como pianista siendo la época de consagración, y su música era centro de enorme demanda por parte de la aristocracia francesa, al grado de trastocarse en el maestro más cotizado y caro de la capital francesa, evitando de paso ofrecer conciertos, algo que no era de su gusto. Muy pronto, se rodeó de monstruos de la música de ese tiempo como Heine, Balzac, Liszt, Rossini y Mendelssohn.


En 1836, Frederic Chopin conoció a la escritora George Sand, de quien el genio polaco se prendó casi de inmediato 1836, viéndose con frecuencia en salones antes de algunas citas a solas, hasta que se instalaron en junio de 1839 en la mansión de Nohant.


Volverá durante siete años hasta 1846 y desde ahí fue el lugar preferido para su creación. Al final de cada invierno, abandonaba París cuando ya presentaba problemas de salud se agravaba, y se recluía en Nohant donde Chopin encontraba la tranquilidad anhelada para trabajar.


En julio del 1847, la pareja se separó y Chopin dejó de componer música, cada vez con más problemas de salud, viajó a Londres para realizar algunas presentaciones, pero la tuberculosis empezó a consumirlo y retornó a parís, donde falleció el 17 de octubre de 1849, siendo sepultado en el Pére-Lachaise de la capital francesa. tenía apenas 39 años de edad.

Su obra es vasta, su legado, uno de los más grandiosos de la música y se le considerada hoy día uno de los mayores representantes del Romanticismo musical, ocupando un sitio privilegiado junto a grandes de la música clásica como Mozart, Beethoven, Brahms Liszt y Rajmáninov, entre otros.


Hoy día, el corazón de Frederic Chopin, se encuentra en la iglesia de la Santa Cruz de Varsovia, como fue su deseo.




logotipo.png
verano.jpg