¡Todo yo!: La culpa es de AMLO. Por José Luis Morales Baltazar



Adjudicarle a López Obrador todos los males que pasan en México y “darle de palos” a la menor oportunidad se ha convertido en el deporte nacional de sus opositores, dentro y fuera de un partido político.

Ahora le tocó dar motivo al director del Fondo de Cultura Económica, Paco Ignacio Taibo II, quien en un lapsus brutus aprobó la publicación de un libro de Elena Poniatowska, sin verificar la vigencia de los derechos autorales de esta obra con otra casa editorial. Sin duda se trata de un error grave para un profesional de los libros y para quien su equipo de trabajo debió tener el cuidado de investigar el estado de los derechos de autor de la obra, cosa que en el ámbito de las ediciones resulta de primer año. Pero de ahí a que Taibo II sea un “ladrón de libros”, como lo ha calificado Verónica Malo Guzmán, colaboradora del periódico El Heraldo de México, resulta un exceso, un juicio malintencionado y desmedido que Taibo no merece. De acuerdo con la señora Malo, “López Obrador propuso en el 2020 que el Fondo editara 21 obras en conmemoración de los 500 años de la conquista de Tenochtitlán.” Entre esos libros se encuentra “Paseo de la Reforma”, de Elena Poniatowska, que se integró como parte de esa colección sin contar con el permiso de Penguin Ramdom House, titular de los derechos del libro de la Poniatowska. Sin buscar al historiador y novelista para aclarar este error, Malo Guzmán se desgarra las vestiduras por el desaguisado del FCE y aventura sin más pruebas que su propia palabra que la 4T y AMLO están detrás de este asunto como una estrategia de política de estado. Textualmente, afirma la señora Malo: “Más allá del vocabulario misógino y altisonante de Paco Ignacio Taibo II, y a pesar de que dijo que defendería a los autores y a los lectores, el funcionario ha dado muestra de no cumplir con ello (…) “Solo faltaría ahora que, en su estulticia, el gobierno federal salga con que van a ‘expropiar’ los libros para el Estado, así como los derechos de autor (…) “Creo que lo hecho por Taibo no es un evento aislado. Es más bien, como dicen del AIFA, la “esencia” del lopezobradorismo: sentirse por encima de la ley para vulnerarla, manipularla, ignorarla. Ofrecer muestras flagrantes de que lo suyo, lo suyo, es un desprecio absoluto por nuestro país, sus leyes y todos los mexicanos.”


Antes de sus malévolas acusaciones, la susodicha columnista se sopla todo un panegírico de la trayectoria de FCE, que a leguas se ve se “pirateó” de algún folleto conmemorativo del Fondo y que en lo general no es discutible. Sin embargo, frente a la inmaculada imagen nos ofrece de esa respetable institución librera hay que hay que recordar que durante los gobiernos del PRI y de PAN no todo fue miel sobre hojuelas en el Fondo. En el pasado esta editorial gubernamental fue utilizada una y otra vez como refugio y coto de intelectuales y pseudo intelectuales orgánicos, así como de políticos al servicio del poder en turno y de una extensa red de escritores y pseudo escritores que encontraron en esa casa el medio por excelencia para publicar más de uno de sus bodrios, que hoy se pudren en las bodegas del FCE y que nadie compra ni de oferta. Autores como Homero Aridjis, por citar un solo caso, se daban el lujo de contar con una especie de derecho de apartado para publicar sus libros mucho antes incluso de escribirlos o terminarlos.

Antes de la 4T, FCE publicó muchos títulos y estudios anodinos por el único mérito del amigazgo y las buenas relaciones de sus autores con los directores en turno, hecho que lastimó seriamente las finanzas del fondo, y nadie decía nada. No justifico a Taibo, pero detrás de él hay un departamento de derechos de autor que metió la pata y debe dar la cara una explicación de lo sucedido. Pero de eso a culpar a la 4T y a López Obrador de “tener un desprecio absoluto por nuestro país, sus leyes y todos los mexicanos”, así como afirmar que el lopezobradorismo quiere expropiar’ los libros para el Estado resulta un verdadero despropósito, una gran mentira y difamación por un error de puro y estricto carácter editorial que nada tiene que ver con una política de estado. No me imagino a AMLO ordenándole a Taibo que se fusile un libro de la Poniatowska que ésta con gusto le permitiría editarlo porque es su amiga y una de sus mayores simpatizantes.


Paco Taibo II no es político, sino un exitoso escritor de innumerables libros, entre novelas, historia, crónicas y periodismo, todos concebidos y escritos sin apoyos gubernamentales de ninguna especie, además de la intensa labor de difusión y promoción del libro y la lectura que lleva a cabo desde hace años en colaboración con su esposa. De Verónica Malo Guzmán hasta ahora no sabía de su existencia porque no figura como autora o promotora de nada, excepto que es directora de Políticas Públicas del Centro de Estudios Espinosa Iglesias , una de las organización empresariales más reactivas del país y con grandes apoyos económicos. En este sentido, Malo Guzmán no niega la Cruz de su parroquia ni el trasfondo de la “quinta esencia” de sus maliciosos e hiperbólicos comentarios, los cuales se ajustan perfectamente a la naturaleza de su apellido.

JOSÉ LUIS MORALES BALTAZAR El Ojo de Vidrio TV próximamente Para la Carpa

logotipo.png
PrimaveraPor.webp