¿Te has preguntado alguna vez por qué algunas personas tienen cabello fino y ondulado?


El pelo o cabello es una continuación de, valga la redundancia, el cuero cabelludo, es decir la zona de la piel que reviste el cráneo del ser humano que se forma por una fibra de queratina y constituida por una raíz y un tallo. Al formarse un folículo de la dermis, se constituye el rasgo característico de la piel delgada o fina aunque la diferencia entre la queratina de la capa córnea y la del pelo es que en ésta las células quedan unidas siempre unas con otras, dando lugar a una queratina muy dura.


Cada uno de los pelos consiste en una raíz ubicada en un folículo piloso y en un tallo que se proyecta hacia arriba por encima de la superficie de la epidermis, la raíz se agranda en su base, la zona papilar o papila dérmica se compone de tejido conjuntivo y vasos sanguíneos, que proporcionan al pelo las sustancias necesarias para su crecimiento.


El pelo se distribuye en casi toda la superficie corporal, exceptuando las superficies palmoplantares, el ombligo y las mucosas. En un adulto el número aproximado de pelos es de unos cinco millones, repartiéndose en forma desigual a lo largo del cuerpo; en la cabeza hay alrededor de un millón, encontrándose entre 100 mil y 150 mil en el cuero cabelludo, a la vez que en la cabeza mantiene el calor corporal de ésta y le proporciona al cráneo cierta protección contra los golpes.


Las pestañas protegen los ojos disminuyendo la cantidad de luz y polvo que puede penetrar en éstos y las cejas protegen los ojos del sudor que puede gotear por la frente. Si el cabello de uno es lacio o rizado depende de cómo se comportan las papilas o raíces del mismo: si los folículos tienen un patrón de crecimiento regular, su cabello será lacio, pero si es disparejo, será rizado. Y es que dos factores deciden la textura del cabello: el diámetro de los folículos y la cantidad de película dura en cada cabello.


Si los folículos tienen un diámetro pequeño, el cabello será fino y en ocasiones difícil de controlar.


Cada hebra está formada por una capa dura conocida como cutícula y una más suave, una sustancia fibrosa interna: la corteza. El cabello fino tiene 40% de cutícula y 60% de corteza; el cabello grueso tiene sólo 10% de cutícula y 90% de corteza. Que el cabello sea grueso o fino no influye en si encanecerá o será afectado por la calvicie más tarde.


A mucha gente le gusta pasar más tiempo al aire libre en el verano ya que la sobreexposición al sol resecará no sólo el cabello, sino el cuero cabelludo. Nadar en el mar o en aguas cloradas y exponerse después al sol, particularmente al aire libre en la playa, sólo agravará la condición.


Si deseas proteger tu cabello y piel, evita tomar baños de sol en exceso. Cuando se asolee protéjase la cabeza tanto como sea posible; use un gorro de baño cuando nade, y en cuanto pueda lave su cabello con agua potable.


También hay algunas medidas que mejorarán el aspecto del cabello si ya está dañado por exceso de sol y agua de mar: corta las puntas si están abiertas, y aplica acondicionadores o champús especiales que ayuden a conservar su cabello hasta que crezca de nuevo.