Talibanes ordenan a funcionarias de Kabul quedarse en casa


El régimen Talibán que se empieza a asentar en Afganistán sigue mostrando que no cumplirá su ofrecimiento de mayores libertades para las mujeres.


Ahora, el alcalde interino de Kabul ordenó a las funcionarias municipales de la capital quedarse en su casa y sólo las que no pudieron ser sustituidas por hombres recibieron permiso para ir a trabajar.


Cuando gobernaron Afganistán de la década de 1990, los talibanes impidieron a mujeres y niñas acceder a escuelas y empleos, y lo ocurrido hoy demuestra que el Talibán aplicará su interpretación del islam, despojando a las mujeres de sus derechos.


De acuerdo con el alcalde no se ha tomado una decisión sobre las empleadas municipales de Kabul, que seguirán recibiendo sus salarios por el momento.


El gobierno talibán ha emitido decretos que revocan diversos derechos de niñas y mujeres. Ahora, las alumnas de escuela intermedia y secundaria recibieron la orden de no volver a la escuela por ahora, y los varones sí regresaron a clase este fin de semana.


Las estudiantes universitarias fueron informadas que estudiarían en clases segregadas y debían cumplir el código islámico de vestimenta.


Más aún, fue cerrado el viernes el Ministerio de Asuntos de Mujeres y en su lugar apareció el Ministerio para la “propagación de la virtud y la prevención del vicio”, que vigilará el cumplimiento de la ley islámica.


El alcalde interino de Kabul, Hamdullah Namony, ofreció su primera conferencia de prensa desde que fue nombrado por el Talibán, e informó que poco menos de los casi 3 m empleados de la capital era mujeres hasta la llegada de los talibanes al poder.