Solo se usará cargador universal USB en la Unión Europea: Apple hace bilis


Los 27 países integrantes de la Unión Europea han decidido imponer un cargador universal de tipo USB-C para todos los dispositivos que utilizamos en tiempos de tecnología digital a partir del último trimestre de 2024.


Thierry Breton, Comisario de Mercado Interior de la Unión Europea, explicó que la norma “ahorrará más de 1.000 toneladas de residuos electrónicos al año” en el grupo comunitario.


Más aún, tener un cargador único para todos los aparatos electrónicos no es la única ventaja, toda vez que la normativa impondrá para todos esos aparatos un puerto USB-C con el fin de limitar los desechos tóxicos de miles de cables de diversos formatos, y facilitar la vida cotidiana de consumidores, que usan hoy día varios cargadores.


La medida supone un golpe para la empresa norteamericana Apple, que defiende su tecnología de carga y conexión Lightning, pero ahora resta que esta normatividad sea ratificada por el Parlamento Europeo y los 27 estados del bloque para que entre en vigor.


Breton dijo que el acuerdo fue alcanzado tras 9 meses de negociaciones, y precisó que "podemos movernos rápidamente cuando hay la disposición política", en alusión al poco tiempo que les tomó ponerse de acuerdo.


Breton señaló en sus redes que "el interés general de la Unión Europea ha prevalecido", mientras que el Parlamento Europeo sostuvo que el proyecto "es parte de un esfuerzo más amplio para hacer que los productos en la UE sean más sostenibles, reducir desechos electrónicos y facilitar la vida de los consumidores".


Con esto, "los consumidores ya no necesitarán un dispositivo y cable de carga diferente cada vez que compren un dispositivo nuevo, y podrán usar un cargador para todos sus dispositivos electrónicos portátiles pequeños y medianos", añadió el Parlamento.


Más aún, la velocidad de carga será "armonizada para dispositivos que admiten carga rápida, lo que permite a los usuarios cargar sus dispositivos a la misma velocidad con cualquier cargador compatible".


De acuerdo con el organismo comunitario, los consumidores europeos gastan en total unos 2.400 millones de euros anualmente en cables y adaptadores para cargar sus dispositivos móviles.


Cuando esta normativa fue presentada, Apple afirmó que como propuesta era "enormemente desproporcionada para cualquier problema que se pueda percibir", y que la adopción de un cargador único "reduce las opciones de los consumidores europeos al remover del mercado modelos más

logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg