Sitio ruso a Mariúpol dejó muerte y destrucción casi total


El sitio del ejército ruso a la ciudad ucraniana de Mariúpol dejó al menos 1.348 civiles muertos, incluidos 70 niños, y el 90% de los edificios residenciales dañados, dijo la Alta Comisionada para los Derechos Humanos. Entre febrero y finales de abril, Mariúpol fue probablemente el lugar más mortífero de Ucrania. “La intensidad y el alcance de las hostilidades, la destrucción y los muertos y heridos sugieren claramente que se han producido graves violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos”, sostuvo Michelle Bachelet ante el Consejo de Derechos Humanos. Estas muertes fueron causadas por ataques aéreos, bombardeos de tanques y artillería y armas pequeñas y ligeras durante los combates callejeros. Es probable que el número real de civiles muertos sea miles de veces mayor, añadió Bachelet, que explicó que su oficina aún no tiene acceso a la ciudad, ahora controlada por las tropas rusas y grupos afines. Se han encontrado cadáveres en fosas individuales o colectivas improvisadas en patios, calles y parques, en casas y apartamentos sin vigilancia. Muchos aún no han sido enterrados. Se calcula que hasta el 90% de los edificios residenciales han sido dañados o destruidos, así como hasta el 60% de las casas particulares. Unas 350 mil personas se han visto obligadas a abandonar la ciudad. “La situación humanitaria es devastadora”, dijo Bachelet que puso el ataque aéreo ruso contra el teatro de Mariúpol, el 16 de marzo, como uno “de los ejemplos más mortíferos y representativos de los daños causados a la población civil”. En el teatro había cientos de civiles escondidos en su interior con carteles que decían claramente "niños", visibles desde el cielo. (Naciones Unidas)

logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg