Analiza la OMS variante Lambda de coronavirus




La Organización Mundial de la Salud estima que no hay motivos hasta ahora para considerar que la variante "lambda" del coronavirus, activa en decenas de países, sea una variante "de preocupación". para la jefa de la célula técnica anticovid de la OMS, María Von Kerkhove, la cepa no ha mostrado ser especialmente transmisible y no es la mayoritaria en los lugares en los que se ha detectado.

La OMS clasificó a mediados de junio pasado la variante Lambda como "de interés", cepa registrada inicialmente en Perú en agosto de 2020 pero que según seguimiento que hace la OMS, "no parece despegar cuando se reporta en un país, incluso en Perú, donde se detectó por primera vez".

Hasta la fecha, la OMS identifica 4 variantes del coronavirus de preocupación, que son Alfa, Beta, Delta y Gamma, y hace seguimiento continuo de otras 4 cepas que considera "de interés", incluida Lambda.

La OMS identifica en su clasificación las variantes "de preocupación" de las que son "de interés" basándose en que las primeras generan un "aumento de la transmisibilidad o cambio perjudicial" en términos epidemiológicos, así como un "aumento de la virulencia o cambios en la presentación clínica de la enfermedad", cosa que sucede con la variante Delta.

Por otra parte, variantes que la OMS califica como "de interés", como la cepa Lambda, "dan lugar a una transmisión significativa", según explica la organización, y pueden causar "varios conglomerados de covid-19 en distintos países, con una prevalencia relativa creciente y ocasionando números cada vez mayores de casos con el tiempo".

Sobre la preocupación por sus mutaciones, la epidemióloga de la OMS comentó que "hay muchas en la variante Lambda" y reconoció que cada cambio en el virus es inquietante porque podría amenazar la capacidad de las vacunas para funcionar bien, aunque por ahora no se ha visto que esto haya ocurrido con ninguna variante, para las que los sueros disponibles evitan infecciones graves.

Un estudio publicado el pasado miércoles en bioRxiv, aún pendiente de revisión por pares, y realizado por investigadores de la Universidad de Tokio, dice que la variante Lambda muestra resistencia a la vacuna y que es "altamente infecciosa". En experimentos llevados a cabo en laboratorio, los japoneses descubrieron que 3 mutaciones "confieren resistencia a la inmunidad antiviral", es decir, que ayudan al virus a resistir la neutralización por los anticuerpos inducidos por la vacuna, mientras que otras 2 mutaciones ayudan a que sea altamente infecciosa.