Se mantiene el retiro de empresas de Rusia: Moscú plantea medidas


Más empresas han ido anunciando que se retiran temporalmente de territorio ruso, congelando lo mismo negocios que inversiones después del ataque armado de Vladimir Putin en Ucrania.


En este escenario, una comisión gubernamental rusa sobre las actividades legislativas avaló el segundo paquete de medidas de apoyo a la economía del país, destacando unos mecanismos para nacionalizar propiedades de empresas extranjeras.


La tabacalera British American Tobacco anunció la suspensión de todas sus inversiones planeadas en Moscú, aunque aclaró que seguirá operando en Rusia, a diferencia de otras firmas occidentales que suspenderán todos los negocios en el país.


En cambio, el productor de tabaco, Imperial Brands, sí cancelará sus operaciones en Rusia, incluida su producción en una fábrica en Volgogrado, además de frenar sus actividades de ventas y mercadotecnia.


La calificadora S&P Global Ratings dio a conocer la suspensión de sus operaciones comerciales en Rusia, y solo mantendría la cobertura analítica desde fuera de Rusia.


A su vez, el fabricante cervecero neerlandés Heineken, dejará de producir, publicitar y vender su cerveza en Rusia, al expresar que apoya al pueblo ucraniano. “Tomaremos medidas inmediatas para separar nuestro negocio ruso del negocio general de Heineken para detener la salida de dinero, regalías y dividendos de Rusia, dijo Heineken.


La empresa de televisión especializada en ciencia, Discovery informó en un comunicado que decidió “suspender la transmisión de todos sus canales y servicios en Rusia” a partir del miércoles por la noche.


Asimismo, Universal Music Group determinó suspender operaciones y cerrar oficinas en Rusia.


En medio de estos retiros masivos, la comisión gubernamental rusa sobre las actividades legislativas avaló medidas de apoyo a la economía del país, destacando mecanismos para nacionalizar propiedades de empresas extranjeras, donde "el propietario dispone de 5 días para rechazar la gestión externa en caso de reanudación de operaciones o de venta de una parte, siempre que se mantenga la empresa y los empleados.


Si esto no ocurre, el tribunal nombra una administración temporal durante 3 meses, tras los cuales se subastan las acciones de la nueva organización y se liquida la antigua".


El proyecto de ley permite que un tribunal imponga la administración externa a empresas en las que personas extranjeras de países no amigos posean más del 25% cuando dejen de operar. Esto evitaría la quiebra y salvaría los puestos de trabajo.


Varias las empresas extranjeras han decidido cerrar o parar su funcionamiento temporalmente en Rusia por la situación en Ucrania. De momento, ninguna de ellas ha anunciado su cierre definitivo.










logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg