Símbolo de la música como forma de protesta social: Joan Báez


Joan Chandos Báez es otro de los íconos de finales de la década de los 70, cuando el movimiento hippie irrumpía en el mundo escandalizando a otras generaciones. Nnació en Staten Island, Nueva York, el 9 de enero de 1941, por lo que hoy apaga 81 velas del pastel.

Báez fue conocida como "la reina de la canción protesta", considerada una de las máximas exponentes de la canción protesta en tiempos de la guerra de Vietnam.

Hija del físico mexicano-estadounidense Albert Baez, co-inventor del microscopio de rayos X, autor de importantes libros de física, y quien se negó a trabajar por convicciones personales en el desarrollo de la bomba atómica en el Proyecto Manhattan, Joan se vio influida por esta forma de ver la vida que tenía su padre.

Nació para la música en Boston, donde jalando los reflectores con su actuación en el Newport Folk Festival de 1959, cuando apenas contaba con 18 años de edad, grabando al año siguiente su disco debut titulado con su nombre para la compañía Vanguard, con poco éxito; sin embargo, su segundo LP en 1961 si logró buenos comentarios y esta aceptación permeó incluso a su primera grabación, por lo que su tercer acetato, Joan Báez in Concert, de 1962, consiguió un éxito rotundo.

Joan Báez fue entre 1962 y 1964 el rostro de la música folk de protesta, indiscutible en de festivales, y participó en actos políticos como la Marcha sobre Washington de 1963 por los derechos civiles junto a Martin Luther King, además de presentarse en prisiones, y cantar en teatros para afroamericanos que no podían ir a teatros de los blancos.

Empezó a estudiar el trabajo de Bob Dylan y su repertorio se dirigió a establecer un compromiso social. Vivió con Dylan entre 1963 y 1965, siendo conocidos como el Rey y la Reina de la Canción protesta, luchando contra la guerra de Vietnam y a favor de los derechos civiles. Báez llegó a pisar la cárcel por negarse a pagar impuestos pues consideraba se usaban en Vietnam, y donaba parte de lo que ganaba para organizaciones por los derechos civiles y la no-violencia. Como otros intérpretes de folk, Báez se vio influenciada por los Beatles y por el folk rock de Dylan.

En 1968, se casó con el líder antibelicista David Harris, y tuvieron un hijo, que Joan tuvo sola porque Harris estaba en prisión por negarse a ir a la guerra al momento del alumbramiento. participó embarazada en el Festival de Woodstock en 1969 y se convirtió en suceso mundial. Para 1971 grabó en vivo un disco y film antibélico, y con Ennio Morricone compuso música y letra de la banda sonora de la película Sacco y Vanzetti.

A fines de 1972, en misión humanitaria, llevó a Vietnam del Norte cartas y regalos a los prisioneros de guerra estadounidenses, y vivió el peor bombardeo de la guerra. La revista Rolling Stone anunció en su portada de febrero de 1973 una entrevista a Joan sobre su visita a Hanoi y editó ¿"Where are you now, my son?", con grabaciones hechas en Hanói en refugios antiaéreos y calles después de los bombardeos.

Grabó el disco Gracias a la Vida en 1974, en español, como homenaje a las víctimas de Pinochet tras su golpe de estado en Chile y años más tarde, creó Humanitas, organización pro Derechos humanos que defendió a los vietnamitas que huían del régimen comunista al terminar la guerra.

Joan viajó a Latinoamérica a principios de los 80 para apoyar a los pueblos oprimidos por las dictaduras. En Argentina la dictadura puso bombas en el hotel donde se hospedaba. En Brasil los militares le prohibieron cantar minutos antes de salir al escenario, pero descubrió que un baño tenía una ventana que daba al teatro y desde allí dio su concierto. En Chile se reunió con las madres de los detenidos-desaparecidos, con

También participó de la película Fame cantando Blowin' in the Wind y con la misma canción formó parte de la banda sonora de Forrest Gump con Tom Hanks, participó en El Show de los Muppets y se estrenó en el Festival de Cine de Toronto 2009 un documental sobre su vida titulado How Sweet The Sound.

Bárez presumió siempre de una voz potente, aguda, casi de soprano, y un vibrato controlado para potenciar la dramatización de las letras de las canciones.

Para la segunda década del siglo XXI, se alejó de la música y se introdujo en el mundo del arte plástico a través del dibujo y la pintura con conciencia social.​ En 2017 realizó su primera exhibición “Mischief Makers”, donde presentó retratos, entre ellos, un autorretrato y las figuras de Martin Luther King Jr., Aung San Suu Kyi, Bob Dylan, Vaclav Havel, John Lewis, Dalai Lama, Malala Yousafzai, y Dolores Huerta.​

Pasaron 3 años para que Joan realizara su segunda muestra, con retratos de quienes lucharon por el cambio social de forma no violenta, destacando los retratos de Anthony Fauci, Kamala Harris, Greta Thunberg, Ginsburg, Michael Moore, Eleanor Roosevelt, Nelson Mandela, Emma González, Coretta Scott King, Bob Dylan, Patti Smith y Mahatma Gandhi.​



logotipo.png
PrimaveraPor.webp