top of page
  • bambarito59

Reitera Alves: no hubo violación sino relación consentida



Ahora fue el acusado el que rindió declaración.


El exjugador brasileño Dani Alves insistió ante la Audiencia de Barcelona que fueron relaciones sexuales consentidas las que sostuvo con la joven que le acusó de violarla en el baño de la discoteca Sutton de Barcelona en diciembre de 2022.


Más aún, Alves aseguró que incluso ella no le dijo en ningun momento le dijera en ningún momento que parara.


Alves, se negó a responder al ministerio público y a la acusación particular de la víctima, y solo contestó las preguntas de su defensa, comparecencia en la que acabó llorando.


La Fiscalía pide 9 años de cárcel para el sidamericano por un delito de agresión sexual, y su defensa mantuvo hasta el final del juicio por agresión sexual en la Audiencia de Barcelona su petición de absolución


Más aún, plantearon una alternativa consistente en un año de cárcel y 50 mil euros de indemnización.


Por su parte, la acusación particular ejercida por la víctima demanda para Dani 12 años con una indemnización de 150 mil euros.


Un par de psicólogas designadas por la defensa del exjugador de Pumas, expusieron ante la Audiencia de Barcelona las conclusiones del informe pericial para determinar si el futbolista estaba ebrio la noche en que fue acusado de violación, con el análisis de los tiockets del consumo y de las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la discoteca en la ciudad condal .


Según las peritos, de esos tickets que la defensa les entregó el mes pasado, Alves tomó con sus amigos 5 botellas de vino y una de whisky, además de un gin tonic él solo y, ya en Sutton, pudo beberse también 6 copas de champán que aparecen en la grabación de las cámaras de seguridad.


Esoss datos junto con una de las imágenes grabadas en Sutton en las que el jugador “parece que se caiga”, hacen pensar a las psicólogas que el futbolista podía estar sufriendo una “intoxicación alcohólica” que le provocaba “afectación importante a sus capacidades volitivas”.


Esta prueba pericial, con la que la defensa del futbolista quiere acreditar que el futbolista iba ebrio para beneficiarse de una atenuante, se ha girado no obstante en su contra a preguntas de Ester García, abogada de la acusación particular ejercida de la víctima, sobre el alcance de esa supuesta intoxicación alcohólica en la consciencia del procesado.


Las peritos aceptan que el consumo de alcohol que se deduce de los tickets de consumo y de las imágenes de Sutton pudo afectar “levemente” las capacidades cognitiva del procesado, pero que “distinguía el bien y el mal, y sabía lo que estaba sucediendo”.


Por otra parte, las psicólogas, que estudiaron la personalidad del acusado a lo largo de varias entrevistas, apuntan que de su biografía, relaciones familiares y personales no se desprende ningún factor que apunte a una persona “con tendencia a la impulsividad y la agresividad”.


Sostienen que “es muy poco probable que una persona con su personalidad cometa una agresión sexual”.


Mientras tanto, forenses que atendieron a la joven que denunció la agresión sexual, no tuvieron “ninguna sospecha” en sus exploraciones psicológicas de que simulara o exagerara sus síntomas y concluyeron que sufría un trastorno postraumático.


Por el contrario, el examen psicológico que le hicieron apuntaba a un cuadro por trastorno postraumático, que era coherente con lo que la chica explicó en el momento de la entrevista y había referido previamente a los médicos forenses, en relación con la agresión sexual.


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
logotipo.png
lgbtttiq.jpg
bottom of page