top of page
  • bambarito59

Preocupación de una expansión del conflicto palestino-israelí en reunión del Consejo de Seguridad


En una reunión urgente del Consejo de Seguridad, el enviado de la ONU para Oriente Medio pidió una investigación sobre el ataque contra un hospital de Gaza que mató a cientos de personas, incluidos pacientes, personal y personas desplazadas que buscaban refugio en ese recinto.


Tor Wennesland participó en una sesión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir la situación en Medio Oriente, región que vive uno de los momentos más difíciles entre los pueblos israelí y palestino en los últimos 75 años, según sus palabras.


En su informe al Consejo sobre los esfuerzos para poner fin a las hostilidades, el enviado relató cómo “observó con horror y en tiempo real” los reportes de víctimas en masa del Hospital Al-Ahly de la ciudad de Gaza.


“Cientos de palestinos murieron cuando el hospital Al Ahli de la ciudad de Gaza fue alcanzado por fuego letal. Las circunstancias y la responsabilidad de esta catástrofe siguen siendo oscuras y tendrán que investigarse a fondo, pero el resultado habla por sí solo”, apuntó.


Desde Doha, Wennesland advirtió que esa zona del mundo está al borde de un abismo profundo y peligroso que podría cambiar la trayectoria del conflicto palestino-israelí y de Medio Oriente en su conjunto, puesto que riesgo de que la conflagración se expanda es “muy real y extremadamente peligrosa”.


Asimismo, detalló que las discusiones con líderes en Egipto se han centrado en facilitar el acceso de la ayuda humanitaria a Gaza a través del cruce de Rafah, y “en las preocupaciones y esfuerzos compartidos para frenar nuevas hostilidades regionales”.


Tras condenar los ataques de Hamas contra Israel el 7 de octubre, al igual que la toma de rehenes, lamentó que a más de un siglo de conflicto y más de medio siglo de ocupación, la comunidad internacional no haya logrado llevar a las partes a una resolución política justa y sostenible.


Wennesland destacó 2 objetivos prioritarios: la liberación inmediata e incondicional de todos los rehenes por parte de Hamás y el acceso irrestricto de la ayuda humanitaria a Gaza.


El enviado también subrayó la necesidad fundamental de trabajar hacia una solución política a largo plazo, en línea con las resoluciones de la ONU, el derecho internacional y los acuerdos previos.


También participante en la reunión del Consejo, el responsable de Asuntos Humanitarios de la ONU resaltó desde El Cairo que en 11 días desde que los grupos armados palestinos atacaron a Israel el 7 de octubre, el número de muertos ya superó el de las hostilidades de 2014, que duraron más de 7 semanas.


Martin Griffiths especificó que las autoridades israelíes han confirmado que mil 300 personas han muerto y más de 4 mil 200 han resultado heridas, mientras que en la sitiada Gaza, los muertos rebasan las 3 mil personas, y los heridos las 12 mil 500, además de que hay cientos de desaparecidos bajo los escombros.


Señaló que desde el 7 de octubre, 28 trabajadores sanitarios han muerto en Gaza y 23 han resultado heridos, con numerosas instalaciones de salud dañadas. El hospital Al Ahly, atacado ayer ya había sido objetivo de un embate el 14 de octubre.


“Esta tragedia ilustra el impacto aplastante que este conflicto ha tenido sobre los civiles y las consecuencias catastróficas que tendrá si continúa escalando, como tememos”, alertó el coordinador de ayuda de emergencia.


Griffiths recalcó que es imperativo abrir un acceso humanitario seguro en toda Gaza y un mecanismo acordado por todas las partes relevantes para permitir la atención regular de las necesidades de emergencia en la Franja por parte de la ONU y los actores humanitarios.


La ONU estima que hay unas 3 mil toneladas de asistencia humanitaria esperando entrar a Gaza desde Egipto.

Hasta antes del estallido de violencia, cien camiones diarios entregaban ayuda en toda Gaza y “tenemos que volver a ese nivel”, precisó Griffiths.

logotipo.png
paisaje montaña.webp
bottom of page