¿Por qué hay tantas razas de perros?


El perro doméstico es un mamífero proveniente de la familia de los cánidos que constituye una subespecie del lobo gris, su nombre oficial es Canis lupus familiaris, y de acuerdo con diversas pruebas arqueológicas este animal ha estado en convivencia cercana con los humanos desde hace al menos 9000 años.


La evidencia fósil más antigua de un perro domesticado fue encontrada en 2008 en la cueva Goyet en Bélgica, correspondiente a aproximadamente 31700 años y al parecer asociado a las culturas del Periodo Paleolítico; hasta entonces las pruebas más antiguas se habían encontrado en Rusia, pertenecientes a un fósil de hace 14000 años.


El origen de la domesticación del perro se ha perdido con el tiempo, pero muchos investigadores han llegado a la conclusión de que es probable que los lobos buscaran restos de comida en las cercanías de los antiguos campamentos humanos; quizá se les tolerara al principio, pero después se les aceptaba gracias a que permanecían en guardia y ahuyentaban a los merodeadores y a otras amenazas nocturnas.


Cuando la relación se fortaleció el papel del antepasado del perro probablemente se transformó poco a poco de guardián a compañero en las excursiones de caza; como los lobos son animales que cazan en manada y coordinan sus esfuerzos para hallar, perseguir y abatir a una presa, la buena voluntad y capacidad para responder a las demandas de la cacería fortaleció sus nexos con los hombres.


Con el tiempo todas las razas eran determinadas según la tarea que realizaban, su lealtad, sentido de cooperación o parecido con sus ancestros; las primeras selecciones se habrían centrado inicialmente en la domesticación y comportamiento útil del perro, como el ladrido hacía las criaturas desconocidas o las personas, la protección del ganado y la caza, como son el caso de los pointers y los setters; los perros perdigueros que recogen a la presa una vez que ha sido abatida; los sabuesos que rastrean y acorralan a la presa hasta que el cazador llega y la derriba, los galgos que la persiguen en campo abierto, mientras los terriers penetran en los matorrales para obligarla a salir.


Los doberman cuidan las propiedades; los collies y otros perros de trabajo cuidan los rebaños; los huskies tiran de los trineos, e incluso a los perros de juguete, como el chihuahua, el poodle y el pequinés, se les considera valiosos para advertir cuando alguien se introduce en la casa.


Las razas de perros en sentido moderno fechan solo a partir de la precisa documentación de los pedigríes que se establecen en el Kennel Club Inglés en 1873, como una imitación de otros registros genealógicos para ganado y caballos; actualmente las variedades no son científicamente definidas como una clasificación biológica, sino que son grupos definidos por clubes de aficionados llamados “clubes de raza.


Para ser tal debe comprobarse un número suficiente de individuos que transfieren de manera estable sus características específicas a través de generaciones, como apariencia y comportamiento, mientras que para que una especie se le nombre miembro de una raza debe superar pruebas de ascendencia mediante el análisis de ADN o registros escritos de su ascendencia; hoy en día existen 337 razas reconocidas por La Federación Cinológica Internacional, y cada una es propiedad de un país específico.




logotipo.png
PrimaveraPor.webp