Pide experta en derechos humanos acabar con situación de apartheid de vacunas contra coronavirus


La relatora especial de las Naciones Unidas sobre formas contemporáneas de racismo, E. Tendayi Achiume, instó a la Organización Mundial de Comercio a flexibilizar las leyes de propiedad intelectual que protegen la tecnología de las vacunas y tratamientos contra el coronavirus, que han hecho a unas cuantas empresas farmacéuticas, un puñado de multimillonarios.


De acuerdo con la relatora quienes resultan más perjudicados por esta situación “son los pueblos racialmente marginados”, y advirtió que “el acceso desigual a las vacunas y tratamientos contra el COVID-19 dentro de las naciones y entre ellas es innegablemente una cuestión de injusticia racial".


A su juicio, la exención que demanda podría hacer más flexibles las normas de propiedad intelectual de la Organización Mundial del Comercio, al tiempo que derivaría en un aumento de la producción y distribución de vacunas, diagnósticos y tratamientos para quienes no tienen acceso a la atención sanitaria relacionada con el Covid-19.


Tendayi afirmó que "el hecho de no autorizar la exención general iría en contra de los principios fundamentales de derechos humanos de igualdad racial y no discriminación".


Concluyó indicando que actualmente, más del 70% de las personas que viven en países de altos ingresos han recibido al menos una dosis de vacuna contra el coronavirus, mientras que en los países de bajos ingresos esa cifra no llega al 18%, por lo que denunció que el actual sistema equivale a una situación de "apartheid” relacionado a las vacunas.

logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg