“Pedir perdón es un acto de humildad que dignifica", responde AMLO a Aznar


El presidente Andrés Manuel López Obrador respondió este viernes al expresidente de España José María Aznar, quien afirmó que sin los españoles el presidente de México, no sería quien es, atizando la polémica por lo ocurrido a propósito de la conquista de Tenochtitlán por los peninsulares y la disculpa ofrecida por el papa Francisco por los excesos de la iglesia católica en ese tiempo.


En su mañanera de hoy, López Obrador afirmó que "es un acto de humildad ofrecer perdón, es un acto que dignifica tanto al que lo ofrece como al que lo recibe".


Cuestionado sobre las burlas de Aznar luego del mensaje papal sobre las crueldades ejercidas en nombre de la evangelización contra los pueblos prehispánicos, el presidente de México dijo que no polemizaría más en el tema; pero puntualizó que si bien se debe perdonar, también se debe tener memoria.


A su juicio, “el perdón libera a quien lo otorga y a quien lo recibe".


"Nos declaramos partidarios de la paz, de la soberanía y del amor. Aunque no olvidamos, sostenemos que es el tiempo del perdón y del respeto mutuo", dijo el jefe del ejecutivo mexicano, resaltando de paso la "humildad" del papa Francisco por enviar una misiva reconociendo los "errores cometidos en el pasado".


"Es que si no hubiesen pasado ciertas cosas, usted no estaría ahí, ni se podría llamar como se llama, ni podría haber sido bautizado, ni podría haberse producido la evangelización en América", dijo Aznar en un evento del partido Popular, en una afirmación que denota entre otras cosas un pobre conocimiento de la realidad histórica que significa la conquista al paso de tantos años.