top of page
  • bambarito59

Otis, el huracán más fuerte en la historia del Pacífico oriental, dicen en Estados Unidos


Para la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica del Gobierno de Estados Unidos, el huracán Otis fue el más

fuerte en el Pacífico Oriental en tocar tierra desde que se utilizan los satélites para monitorear estos fenómenos.


Este potente meteoro golpeó el pasado 25 de octubre en Acapulco como huracán de categoría 5, con vientos sostenidos de 265 kilómetros por hora o superiores.


Hasta ahora, el saldo fatal es de 46 personas muertas y más de 50 desaparecidas.


Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, solo otro fenómeno registrado, el huracán Patricia en 2015, superó la rápida intensificación de Otis en el Pacífico Oriental.


"Debido a que la tormenta se intensificó tan rápidamente, con velocidades de viento que aumentaron en 115 millas por hora en 24 horas, las más de un millón de personas que viven en Acapulco y sus alrededores tuvieron muy poco tiempo para prepararse para la monstruosa tormenta antes de tocar tierra", señaló la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica


Según esta dependencia, informes e imágenes de Acapulco mostraron daños catastróficos en estructuras, incluidos hoteles y edificios de gran altura, así como árboles caídos, graves inundaciones y deslizamientos de tierra.


También se registraron daños en 120 hospitales y clínicas, fueron destruidos más de 10 mil postes de electricidad, lo que interrumpió el suministro eléctrico y las comunicaciones por Internet en toda la región, además de que muchas líneas de transmisión, subestaciones eléctricas y una central eléctrica sufrieron graves daños.


Los satélites de la Oficina seguirán vigilando el tiempo, incluida la actividad de los ciclones tropicales, 24 horas al día, 7 días a la semana, dijo la oficina en su reporte.


Los satélites geoestacionarios GOES-16 (GOES Este) y GOES-18 (GOES Oeste) observan la cuenca de huracanes del Atlántico y del Pacífico oriental y central para proporcionar seguimiento y vigilancia en tiempo real de los ciclones tropicales, así como de las condiciones ambientales que provocan su formación.


Al obtener imágenes de una tormenta con una frecuencia de hasta 30 segundos, estos satélites ayudan a los meteorólogos a discernir más fácilmente el movimiento de las características de las nubes y proporcionan una mayor confianza en la estimación del centro de la tormenta.


También proporcionan una visión detallada de las propiedades de la tormenta de un huracán, incluyendo el enfriamiento de la parte superior de las nubes, la presión central y las estructuras convectivas, así como las características específicas del ojo de un huracán, estimaciones de viento y actividad de los rayos.


Esta información es fundamental para estimar la intensidad de una tormenta

logotipo.png
otoño ok.jpg
bottom of page