Operativo federal de búsqueda del asesino de los sacerdotes jesuitas: recuperan cuerpos


Las autoridades de Chihuahua confirmaron el hallazgo y recuperación de los cuerpos de los 2 sacerdotes jesuitas y un guía de turismo asesinados el pasado lunes por un sicario en el poblado de Cerocahui. La noticia fue adelantada la tarde de ayer por la gobernadora del estado de Chihuahua, Maru Campos, y ratificada más tarde por la Fiscalía del Estado "Quiero compartir a la Compañía de Jesús que hemos logrado localizar y recuperar los cuerpos de los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora y el guía de turistas Pedro Palma", dijo la mandataria La identificación de los cuerpos fue realizada gracias a la medicina forense y fueron encontrados a unos 100 kilómetros del pueblo de Cerocahui, dentro del municipio de Urique. Las autoridades locales reiteraron que el guía de turistas llegó a la iglesia de Cerocahui herido y pidió la ayuda de los sacerdotes jesuitas, quienes fueron ultimados por José Portillo, conocido en la zona como el "Chueco".

Mientras tanto, autoridades locales y federales activaron una cédula de búsqueda para José “N”, alias “El Chueco”, por el delito de homicidio calificado en Cerocahui, Chihuahua.

Se trata del presunto responsable de los asesinatos de dos sacerdotes y un guía de turistas, así como del secuestro de cuatro personas.


De acuerdo con las investigaciones, se le ha visto en las regiones de Cerocahui, Bahuichivo, Porochi, Poblado Rodeo y Urique, en esa entidad.

Por acuerdo del Gabinete de Seguridad Nacional fue desplegado un operativo especial para su búsqueda, en coordinación con autoridades estatales y municipales.

Para cualquier información relacionada con José “N” está disponible el número 089 Denuncia Anónima.

Mientras tanto, la Confederación Patronal de la República Mexicana expresó su solidaridad con la comunidad Jesuita de México y del mundo y con los pobladores de Cerocahui, tras el asesinato de los padres Javier Campos Morales y Joaquín Mora Salazar, víctimas de la violencia irracional y dolorosa que azota a nuestro país. La patronal manifestó en un comunicado su indignación y condenó el crimen contra los sacerdotes, quienes por más de 40 años y hasta el día de su muerte, realizaron una invaluable labor social y humana en la Sierra Tarahumara. Más aún, exigió que sus homicidios, el del guía de turistas Pedro Eliodoro Palma, y el de miles de mexicanos que pierden la vida diariamente a consecuencia de la violencia, sean esclarecidos y castigados, y apuntó que las comunidades indígenas y de todo el país, deben dejar de sufrir el creciente acoso, el amedrentamiento por parte de las organizaciones criminales y de individuos que cobijados en la ausencia de justicia y amparados en la impunidad, asesinan, extorsionan, secuestran y rompen con la paz familiar, social, educativa y económica del país en todas sus regiones. De igual forma, Coparnex hizo un llamado a los gobiernos municipales, estatales y el Federal, para que exista coordinación y se esclarezcan los hechos de violencia, se castigue a los responsables y se trabaje para lograr las condiciones que nos permitan a todos los mexicanos salir de las situaciones de violencia que no nos permiten tener una vida plena, con paz y tranquilidad.


logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg