Nueva variante del SARS-Cov-2 no es de preocupación hasta ahora, dice la OMS


La Organización Mundial de la Salud ha monitoreado desde noviembre pasado una nueva variante del coronavirus y no parece haberse extendido mucho, "ha tenido muchas oportunidades para propagarse", y hasta ahora ha aparecido secuenciado en solo una prueba desde comienzos de diciembre, asegura el médico de la OMS Abdi Mahmud.


La primera vez que se detectó la nueva variante fue en octubre en el sureste de Francia, posiblemente por la llegada de una persona vacunada desde Camerún.


Los científicos hallaron 12 casos en la región y la llamaron "I.H.U.", en honor al instituto de investigación de Marsella que ayudó a identificarla, hasta que el 4 de noviembre de 2021 fue bautizada como B.1.640.2 y puesta en el sistema Gisaid.


La investigación sobre este descubrimiento publicado a fines de diciembre pero no ha sido revisado por pares, y ocasionó alarma entre los expertos porque la variante posee 46 mutaciones.


La variante ómicron, que se propaga rápidamente por todo el mundo, también tiene bastantes mutaciones, lo que ayuda a que se transmita con mayor velocidad.


La precisión hecha por la OMS coincide con la evaluación de Jörg Timm, profesor y director del Instituto de Virología del Hospital Universitario de Düsseldorf, quien dijo que "la variante ya fue descrita hace algún tiempo y hasta ahora no se ha asentado, al menos no en las zonas donde se hace secuenciación con mayor frecuencia. Ese es un indicador claro de que no tiene ventajas en comparación con Ómicron.


Agregó que “la variante con la que tuvimos desde el principio claridad en cuanto a que se propagaría rápidamente es Ómicron. Eso es algo que no se vio con la variante B.1.640.2, por lo que nadie espera que nos provoque grandes problemas".

logotipo.png