No se recuperará economía sin salud, dicen organismos de la ONU


Para 2 entidades de Naciones Unidas, "la prioridad sigue siendo la necesidad de controlar la crisis sanitaria desde un enfoque integral y mediante la aceleración de los procesos de vacunación”.

Desde la perspectiva de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe, las debilidades de los sistemas de salud y las desigualdades que existen en América Latina y el Caribe han dificultado el control de la pandemia y por eso los gobiernos deben asumir un papel clave, para avanzar hacia una recuperación.

La titular de la CEPAL, Alicia Bárcena, explica que "sin salud no habrá recuperación económica sostenible", al presentar el informe denominado “La prolongación de la crisis sanitaria y su impacto en la salud, la economía y el desarrollo social", junto a Carissa Etienne, la directora de la Organización Panamericana de la Salud.

“Es hora de transformar los sistemas de salud de América Latina y el Caribe con base a un enfoque de atención primaria de salud para acelerar la recuperación”, dijo Etienne.

Para estas 2 entidades, los gobiernos tienen que transformar los sistemas sanitarios, acelerar la vacunación contra el coronavirus y fortalecer la inversión pública.


El informe de 39 páginas presentado en una conferencia de prensa virtual, señala que "la pandemia ha dejado en evidencia la necesidad de construir una agenda de salud pública con una perspectiva integral e integrada”

La región ha sido golpeada con más de 1,5 millón de muertos y más de 45,7 millones de casos de Covid desde el inicio de la pandemia, y acumulan casi la quinta parte del total de contagios en el mundo.

Además, Latinoamérica y el Caribe suman cerca del 30% de las muertes, a pesar de que tiene sólo el 8,4% de la población mundial.

El brote mundial de coronavirus ocasionó salís severos a la economía regional de acuerdo con CEPAL y OPS. En 2020 vivió la mayor contracción económica de los últimos 120 años y registró el peor desempeño en todo el mundo.

Según la CEPAL, el crecimiento casi nulo durante los 5 años previos a la pandemia la caída de 6,8% en la actividad económica en 2020, tuvo como resultado un desplome histórico en la ocupación y un aumento nunca visto del desempleo, así como mayor pobreza extrema y la desigualdad, que han profundizado los problemas estructurales de la zona.

Más aún, la falta de dosis disponibles, que han sido acaparadas por las naciones más desarrolladas del mundo, han provocado dificultades en muchos .

países para vacunar a su población. Sólo el 39% de la población de la región está completamente vacunada.

El informe agrega que la persistencia de la crisis ha dejado al descubierto la necesidad de transformar los sistemas de salud en la región, que antes de la pandemia ya eran débiles, para responder debido a la falta de recursos.(AP)