No invitar a algunos países a la Cumbre de las Américas, "grave error estratégico": Ebrard


La ausencia de algunos países a la Cumbre de las Américas, unos porque no fueron invitados y otros por voluntad propia, constituye un grave error estratégico, dijo el canciller mexicano Marcelo Ebrard en su intervención durante la plenaria de mandatarios y ministros de relaciones exteriores de casi la totalidad de naciones de la región.


“Nadie tiene derecho a excluir a otro; no aceptamos el principio de intervención para definir unilateralmente quién viene y quién no viene", aseveró ante el pleno del encuentro que se desarrolla en Los Ángeles, a propósito de ausencias como las de Cuba, Venezuela y Nicaragua, que no fueron invitados por Estados Unidos porque para Washington, no cumplen la Carta Democrática de la OEA


Para Ebrard, las políticas de "bloqueos, embargos y sanciones aún durante la pandemia contra países de las Américas, contradicen el derecho internacional", y planteó refundar el orden interamericano.


Destacó que "la propuesta que México desea hacer y someter a ustedes, es que conformemos un grupo de trabajo que presente el proyecto de refundación del orden interamericano, porque si llevamos 10 años discutiendo lo mismo es que no lo hemos resuelto y todo nos urge a resolverlo"


Ebrard puso en tela de juicio la actuación de la Organización de los Estados Americanos al recordar lo que calificó como "vergonzoso papel" jugado en el golpe de Estado en Bolivia a finales de 2019, al tiempo que se cuestionó en torno a la búsqueda de un camino común para los países del continente.


Se preguntó sobre sobre cuáles podrían ser los principios que animarían una refundación del orden interamericano, y propuso reformar el orden regional sobre las bases del principio de no intervención, y el beneficio mutuo".


El canciller mexicano, que acudió a la Cumbre ante la inasistencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, propuso retomar el pensamiento del expresidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt, quien planteó en 1933 la política del “buen vecino".


Ebrard Casaubón agregó que el buen vecino "se respeta a sí mismo y por hacerlo respeta los derechos de los demás", el buen vecino "respeta sus obligaciones y respeta la santidad de sus acuerdos en y con un mundo de vecinos" que acepten la interdependencia mutua.


logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg