Mejora gobierno capitalino precios de compra de pruebas covid-19 para aprovechar recursos públicos


Con el objetivo de aprovechar los recursos públicos en la aplicación de mayor número de pruebas COVID-19, el Gobierno de la Ciudad de México mejoró los precios de adquisición en más del 70% al reducir de 220 a 69 pesos por cada reactivo de antígeno.

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, destacó que en 2021 el Gobierno capitalino destinó más de 500 millones de pesos para la adquisición de pruebas que permitieran detectar COVID-19 entre la población, mismas que se aplicaban en los Quioscos, Macro Quioscos y Centros de Salud de la Ciudad de México.

En 2020, el Gobierno capitalino gastó 24 millones de pesos en pruebas de COVID-19; en 2021 fueron 342 millones y en lo que va de 2022, 136 millones de pesos.

El director General de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública, Eduardo Clark García, explicó que *hace un año y dos meses que comenzaron a hacerse las pruebas de antígenos en México, las pruebas de antígenos costaban casi 220 pesos por unidad. Fuimos la primera entidad que las compró; de hecho, las compramos antes que cualquier otra entidad federal o subnacional en el país y hemos venido renegociando esos precios. En esta última compra que hicimos el costo al erario son 69 pesos por prueba”, detalló.

Clark García explicó que cada semana se han realizado subastas inversas para negociar el precio de las pruebas con el objetivo de ampliar el número de muestras, por lo que en la penúltima etapa se redujo el precio unitario de 112 a 83 pesos, mientras que en la última subasta se logró reducir a 69 pesos.

Resaltó que las pruebas son cada vez más baratas, pero también forma parte de un ejercicio de transparencia y competitividad del Gobierno capitalino en los procesos de asignación de compras, en las cuales siempre se cuida que una determinada cantidad de recursos públicos maximicen el número de pruebas que se aplican a la ciudadanía.

Explicó que estos montos contrastan con el costo de las pruebas PCR que se adquirían al inicio de la pandemia, las cuales tenían un costo unitario de mil 500 pesos, y se aplicaban alrededor de 5 mil pruebas al día, lo que tenía un costo al erario de 7 millones de pesos; a la fecha, con 30 mil pruebas diarias a 69 pesos cada una, se invierte una tercera parte de eso en seis veces más pruebas.

Señaló que, durante la pandemia, el Instituto de Salud para el Bienestar ha proporcionado recursos y pruebas de COVID-19 a la Ciudad de México, para atender la demanda ciudadana, por lo que no solo ha aumentado el número de pruebas aplicadas al día sino que se encuentra en sus máximos históricos.


Precisó que desde el inicio del incremento de contagios “hemos pasado de 5 mil pruebas a 30 mil. Continuamos haciendo el número más alto de pruebas y estamos en los máximos históricos de pruebas toda la pandemia”.

El Gobierno de la Ciudad de México realiza entre el 40 y 50% de pruebas que se registran en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica, el cual integra información proveniente de todo el país y de todas las instituciones del Sistema Nacional de Salud; por lo que se reafirma la política de no escatimar esfuerzos para que los ciudadanos tengan acceso a más pruebas por COVID-19.






logotipo.png
PrimaveraPor.webp