Más de 50 millones de dosis de vacuna AstraZeneca Covid-19 producida en México


La farmacéutica AstraZeneca, celebra el hecho de haber alcanzado la producción de 50 millones de dosis en México, lo que contribuye a los más de 75 millones de dosis, que se han entregado a nuestro país y Latinoamérica.


Esto es el resultado de alianzas estratégicas con diferentes socios comerciales en la región incluyendo Liomont, laboratorio mexicano en donde se realiza el proceso de llenado y envasado de la vacuna.


A la fecha, 1.5 mil millones de dosis de la Vacuna de AstraZeneca COVID-19 han sido liberadas para el suministro en más de 170 países, vacuna que representa aproximadamente dos tercios del suministro de COVAX al día de hoy.


Sylvia Varela, Vicepresidente para Latinoamérica de AstraZeneca, mencionó que están comprometidos en “cambiar el curso de la pandemia con una vacuna hecha para el mundo, producida orgullosamente en México. Nuestra prioridad es proteger la salud de los latinoamericanos. Industria, gobiernos y organizaciones internacionales debemos trabajar juntos en la lucha contra esta pandemia”.


La Vacuna AstraZeneca COVID-19 ha demostrado ser generalmente bien tolerada y eficaz en estudios clínicos de hasta 60 mil participantes y altamente efectiva a través todos los grados de severidad de la enfermedad, con eficacia consistente a través de grupos demográficos, étnicos y grupos etarios, así como 100 % de protección contra casos graves, hospitalización y muerte, a más de 21 días después de la primera dosis.


Evidencia de la vida real sugiere que la vacuna es eficaz contra todas las variantes de preocupación actuales del SARS-CoV-2 en desenlaces de COVID-19 severos (hospitalización o muerte), y mantiene su efectividad contra hospitalización más de 20 semanas después de una segunda dosis de la vacuna.


La vacuna también ha demostrado su eficacia en la vida real en Latinoamérica, incluyendo en Chile y Brasil.


La Vacuna de AstraZeneca COVID-19, anteriormente conocida como AZD1222 fue creada en conjunto con la Universidad de Oxford y su empresa dependiente, Vaccitech.


Utiliza un vector viral de chimpancé de replicación deficiente que está basado en una versión debilitada de un virus del resfriado común, que causa infecciones en los chimpancés y contiene el material genético de la proteína de pico del virus SARS-CoV-2.


Después de la vacunación, se produce la proteína de pico de superficie, lo que prepara al sistema inmunológico para atacar el virus SARS-CoV-2 si infecta al cuerpo posteriormente.