Lobby armamentista, buen negocio para senadores Marco Rubio y Ted Cruz


Hay legisladores en Estados Unidos que sin ningún rubor, se llenan los bolsillos de dólares o recolectan mucho dinero para sus campañas por parte de los fabricantes de armas, y por ello se oponen a legislar sobre esta materia.


Desde hace muchos años, han sido legisladores republicanos los que han recibido enormes cantidades de dinero de las empresas de armamentos para impedir una ley que prohíba o controle el uso y posesión de armas de fuego, bajo el pretexto de que es un derecho que consagra la constitución de Estados Unidos, donde un día hay tiroteo y el otro también: el viernes fue en Maryland y el saldo fue de 4 muertos-.


Así, el senador Marco Rubio, constante detractor de México, recibe millones de dólares de los grupos y empresas que promueven la venta de armas sin controles estrictos, quien ha recibido millones de dólares del lobby armamentista de su país, según Open Secrets, organización dedicada a la transparencia gubernamental en Estados Unidos.


También aparece Ted Cruz en el primer lugar de la lista de beneficiarios del lobby armamentista en Estados Unidos, ya que este senador por Texas ha recibido casi medio millón de dólares, según Open Secrets, que también menciona a otros republicanos que ganan con la venta de armas como Steve Scalise (Luisiana), John Cornyn (Texas), Lindsey Graham (Carolina del Sur), Mitch McConnell (Kentucky), entre otros.


Según Open Secrets, "la política de posesión de armas ha virado hacia la derecha. Los republicanos se oponen en gran medida al control de las armas y los demócratas están divididos, con algunos legisladores cautelosos a la hora de ir en contra de las opiniones de las circunscripciones más conservadoras, especialmente en los distritos rurales".


Los nombres de los legisladores estadounidenses que han recibido recursos a cambio de evitar que se impongan mayores controles a la venta de armas han salido a la luz nuevamente debido al aumento de la violencia armada en suelo estadounidense, y fue la masacre en la primaria de Uvalde, Texas, el detonador para que la opinión pública del país volviera a debatir el asunto.

logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg