Llama ONU "tragedia humana, la crisis de los desaparecidos en México


México ha alcanzado la trágica cifra de 100 mil desaparecidos según datos oficiales, y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pide a las autoridades mexicanas que pongan los recursos necesarios para las investigaciones y búsquedas sean efectivas.


La portavoz de la Oficina de Bachelet, Liz Throsell, aseguró que “la Alta Comisionada dice que el flagelo de las desapariciones es una tragedia humana de enormes proporciones. No hay que escatimar esfuerzos para poner fin a estas violaciones y abusos de los derechos humanos de extraordinaria amplitud, y para reivindicar los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición".

Alrededor de una cuarta parte de las personas desaparecidas son mujeres, mientras que aproximadamente una quinta parte tenían menos de 18 años de edad.


Más aún, solo 35 de las desapariciones registradas han alcanzado la condena de los perpetradores. Esta abrumadora tasa de impunidad se atribuye principalmente a la falta de investigaciones efectivas.


Los números también muestran que más del 97% de las desapariciones cuya fecha se conoce, sucedieron a partir de diciembre de 2006, cuando el presidente panista Felipe Calderón asumió el poder y el país instauró un modelo militarizado de seguridad pública.


De 1965 a 1990, durante la llamada “guerra sucia”, las desapariciones respondían a motivaciones políticas principalmente. En cambio, después de 2006 se llevaron a cabo en el contexto de la “guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado”, declarada por Calderón.


El Comité y el Grupo de Trabajo sobre desapariciones citaron en una declaración conjunta que en una visita oficial a México en 2011, todavía con el gobierno de Calderón, las cifras oficiales daban cuenta de más de 5 mil desaparecidos o “ausentes” sólo en ese año.


Un decenio más tarde, en noviembre de 2021, en otra visita, las personas desaparecidas inscritas en el registro llegaban a 95 mil, con 100 de ellas sucedidas durante las poco más de 2 semanas que el Comité estuvo en el país.


Tanto la Alta Comisionada como los expertos advirtieron que muchas veces las desapariciones no se denuncian, con lo cual el total de personas cuya suerte se ignora podría ser más alto


Para el Comité y el Grupo de Trabajo, las 100 mil desapariciones registradas oficialmente en México “son una muestra del prolongado patrón de impunidad en el país”. La falta de justicia deja solas a las familias de las víctimas, que sufren enormemente la ausencia de sus seres queridos y buscan saber lo que pasó.


En este sentido, Bachelet señaló que en su visita a México en 2019 observó “la valentía de las familias de las víctimas, quienes han sido actores clave para organizar y proponer soluciones, y lograr avances legales e institucionales encaminados a que se reconozca la magnitud de la problemática” en el país.


La andina rindió homenaje a los familiares que por décadas han perseverado en busca de la verdad y la justicia, y se refirió particularmente a la labor de Rosario Ibarra de Piedra, cuyo hijo Jesús fue víctima de desaparición forzada en 1975. A partir de entonces, Ibarra de Piedra luchó incansablemente por los derechos de las víctimas de ese abuso y ayudó a localizar con vida aproximadamente a 150 personas desaparecidas y devolverlas a sus familias. Doña Rosario murió el mes pasado


Por otra parte, la Alta Comisionada reconoció que las autoridades mexicanas han dado pasos importantes para combatir el flagelo, como la aprobación de la Ley General de Desapariciones, al igual que la creación de comisiones de búsqueda en todos los estados y del Centro Nacional de Identificación Humana.


Del mismo modo, mencionó, entre otras instancias, las comisiones para examinar las violaciones graves de derechos humanos cometidas en el periodo de la guerra sucia, de 1965 a 1990, y la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, un caso emblemático de 2014.


Recalcó también el reconocimiento por el gobierno de la competencia del Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas y el carácter vinculante de las Acciones Urgentes que éste dispusiera, siendo el primer país que permitiera la visita de ese grupo de expertos.


Para que las medidas tomadas den frutos, Bachelet exhortó a las autoridades a colocar a las familias de las personas desaparecidas en el centro de los esfuerzos y a asignar a las investigaciones y búsquedas los recursos necesarios.


Asimismo, instó a México a implementar de manera efectiva todas las recomendaciones del Comité contra las Desapariciones Forzadas y todos los aspectos de la Ley General de desapariciones, incluyendo la creación del Banco Nacional de Datos Forenses y el Programa Nacional de Exhumaciones e Identificación Forense.


El Grupo de Trabajo y el Comité aunaron sus voces a la de la Alta Comisionada urgiendo al país a prevenir y erradicar las desapariciones y la impunidad que las envuelve. (Naciones Unidas)


logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg