La figura más grande del romanticismo: Johannes Brahms


Johannes Brahms es uno de los grandes genios musicales de la historia: nació en Hamburgo el 7 de mayo de 1833 y se le considera el más clásico de los compositores románticos, y se mantuvo fiel toda su vida al clasicismo romántico y conservador: hoy lo recordamos a 189 años de su natalicio.

Nació y se crio en Alemania, donde su obra no fue bien recibida, por lo que se mudó en 1862 a Viena, donde generó lo más grande de su repertorio sinfónico y de conciertos para instrumentos solistas. Fue hijo del contrabajista Johann Jakob Brahms quien le dio sus primeras lecciones de música y de Hersika Cristina Nissen. de familia humilde, su infancia transcurrió en los suburbios de Hamburgo, y estudió piano desde los 7 años de edad En su adolescencia, trabajó lo mismo dando clases que tocando el piano en bares, burdeles y cafés para ayudar a la economía familiar.

Brahms ofreció recitales de piano en público desde los 10 años y sus dotes para el piano fueron tales que un empresario le ofreció giras por América, lo que rechazaron sus padres. Empezó a estudiar con Eduard Marxsen, profesor de Hamburgo, y empezó a componer aunque en un principio no consiguió que el público mostrara interés por sus obras. En 1853 realizó una gira y conoció a Joseph Joachim, que sería su amigo de toda la vida, y que le presentó a Robert Schumann, compositor y editor de una revista de música, quien atrajo la atención de los críticos de música sobre de Brahms.

En 1862, se instaló en Viena dedicándose a la composición, y por casi 3 décadas creó obras musicales que forman parte del repertorio esencial de la música del Romanticismo, y que durante la vida de Johannes fueron bien recibidas, siendo considerado uno de los grandes compositores de su época. Su primer éxito lo tuvo con su Réquiem alemán, y la acogida del público le animó a terminar su Primera sinfonía en 1876, creando otras 3 sinfonías en los 8 años siguientes.

Cumplidos 57 años de edad y luego de generar obras de la enorme trascendencia, Brahms abandonó la composición, aunque no pasó mucho tiempo para que volviera a componer algunas de sus mejores obras, como el Quinteto con clarinete y las Cuatro Canciones serias.

Muchos consideran a Brahms como sucesor de Beethoven, a quien Johannes admiraba y ejerció gran influencia en él, aunque también sintió gran admiración por compositores de la época clásica, como Mozart y Haydn. Su identificación con la música del período clásico fue tanta que incorporó muchos movimientos de sus obras las formas de aquella música.

Brahms es el más clásico de los compositores románticos y su música se asocia con emociones como la melancolía o la nostalgia, además de cierto aire otoñal.

Nuestro personaje de hoy fue un perfeccionista, como lo muestra el que tardara varios años en su primera sinfonía. Nunca llegó a casarse y murió a los 64 años de edad en Viena, como consecuencia de un cáncer de hígado, el 3 de abril de 1897.



logotipo.png
PrimaveraPor.webp