Justifica gobierno capitalino uso de Ivermectina en casos Covid, "cuando había evidencia científica"


La Secretaría de Salud de la Ciudad de México aclaró que la inclusión de Ivermectina en el tratamiento de pacientes diagnosticados con COVID-19 con sintomatología leve tuvo soporte en la evidencia científica disponible a nivel mundial en el año 2020.


En una tarjeta informativa, la dependencia capitalina asegura que desde entonces, se ha seguido generando evidencia sobre su uso y la ausencia de efectos secundarios.


Afirma que este medicamento está aprobado en el país, utilizado para tratar diversas parasitosis y otras enfermedades con éxito y sin efectos adversos severos, por lo que apunta que no se trató de un experimento como, dice, se ha manejado en algunos medios de manera dolosa.


Menciona que desde el inicio de la pandemia, la comunidad científica internacional realizó diversos esfuerzos de investigación, con el fin de encontrar un tratamiento efectivo para atender pacientes contagiados de SARS-CoV2 con los fármacos disponibles, especialmente aquellos con riesgo mínimos para la salud.


Recuerda que ante el aumento acelerado de contagios entre la población de la Ciudad de México en la segunda ola pandémica diciembre 2020 y enero 2021, la necesidad de disminuir el uso indiscriminado de tratamientos que ponían en riesgo a las personas enfermas, llevó a conformar un equipo de trabajo interinstitucional, y las autoridades correspondientes tomaron decisiones con información científica disponible.


Salud de la CDMX se basó en la evidencia científica documentada en Australia (2020), Iraq (2020), Bangladesh (2020), Irán (2020), Brasil (2020), India (2020), España (2020), República Dominicana (2020) y Pakistán (2020), entre otros, que mostraba resultados preliminares favorables con el uso de Ivermectina en caso de COVID-19 con sintomatología leve y moderada, donde se observó que con un manejo temprano y seguimiento, se podía limitar la progresión de la enfermedad y disminuir la necesidad de servicios hospitalarios.

En 2020, momento de la pandemia donde no existían tratamientos específicos ni vacunas anticovid, las conclusiones del grupo de trabajo de la Secretaría de Salud capitalina y el Instituto Mexicano del Seguro Social, en diálogo con expertos de otros países liderados por el Dr. Alejandro Javier Krolewiecki, fueron las siguientes:

Se ponderó que el riesgo-beneficio de la Ivermectina en etapas tempranas de contagio podía ser benéfico y evitar complicaciones a etapas moderadas y severas.


La utilidad del uso compasivo de este fármaco era relevante y de uso seguro en las dosis médicas recomendadas, algo que según el gobierno capitalino, loemsa también la Food and Drug Administration de Estados Unidos, advirtiéndose los riesgos de la automedicación de Ivermectina, especialmente en dosis para animales, pero sin prohibir su prescripción en versiones para humanos y por parte de personal médico.


El medicamento se incluyó en los kits para pacientes ambulatorios y la entrega se realizó en kioscos de atención COVID por personal de salud, con indicaciones médicas.


Reitera la autoridad sanitaria que no se realizó ningún experimento como dolosamente se ha señalado en algunas publicaciones, y que el seguimiento de esta estrategia se documentó con resultados de un estudio local que indicaba de manera preliminar que los pacientes que fueron tratados con este medicamento tuvieron 68% menos probabilidad de ingresar al hospital que personas que no lo tomaron.


Señala que fue en diciembre de 2020 que la Organización Mundial de la Salud aprobó vacunas contra COVID-19 para uso de emergencia, y desde entonces, la estrategia principal del Gobierno de la Ciudad de México ha sido la vacunación.


Añade que en agosto de 2021, el Gobierno Federal emitió la Guía Clínica para el tratamiento de la COVID-19 en México en donde no recomienda su uso, y el Gobierno de la Ciudad de México dejó de incluirlo como tratamiento en septiembre.








logotipo.png
PrimaveraPor.webp