Investigan a científicos por amañar concursos, en Italia


Amaño de contratos públicos y cobros a cambio de favores, son las causas por las que la Fiscalía italiana investiga a un grupo de docentes de Universidades y prominentes científicos entre los que destaca Massimo Galli, catedrático de Ciencias Biomédicas, una de las voces más respetadas en materia de Sanidad.


Medios italianos aseguran que la investigación está a cargo de la Fiscalía de Milán, a raíz de una denuncia en la jefatura de policía de Pavía en 2018, que alertó sobre la existencia de irregularidades en las inscripciones a un curso de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal milanesa.


Entre los más de 30 sospechosos, hay 24 docentes de las universidades de Milán, Pavía, Turín, Roma y Palermo, así como 5 investigadores y científicos, que según la Fiscalía, favorecieron la elección de algunos aspirantes en determinados concursos y desalentado la presentación de currículums de otros.


Fuentes cercanas al asunto dicen que estas personas habrían alterado las convocatorias para asignar cátedras o títulos de investigador, suprimiendo "el principio de imparcialidad que debe orientar la administración pública".


Entre los investigados está Galli, uno de los especialistas en enfermedades infecciosas más reconocidos de Italia y voz autorizada en tiempos de pandemia de coronavirus en febrero. Es director del Departamento de Enfermedades Infecciosas del hospital Luigi Sacco de Milán.


Galli fue acusado de amañar 4 convocatorias, una referida al puesto de docente o asociado de segundo nivel en su departamento del hospital milanés, empleo que recayó en un cercano colaborador del infectologo, de nombre Agostino Riva.


También es investigado el virólogo Massimo Andreoni, profesor de la Universidad de La Sapienza de Roma y director científico de la Sociedad Italiana de Enfermedades Infecciosas, por intervenir en la elección de otro profesor para la Universidad de Turín en julio de 2020.


Más aún, hay sospechas del profesor de Medicina y Cirugía Riccardo Ghidoni habría recibido unos 10 mil euros en un trabajo dental a cambio de favores, además de favorecer a otra candidata para una plaza de investigadora en el Departamento de Ciencias Biomédicas y Clínicas del hospital Luigi Sacco, siendo presidente de la comisión que debía evaluar los currículums.